La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhortó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a realizar una investigación exhaustiva sobre el operativo del pasado 3 de julio en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en el que integrantes del Ejército presuntamente ejecutaron extrajudicialmente a un civil herido.

En específico, el organismo autónomo pidió al titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval González, que investigue la probable violación de los protocolos de actuación y de los estándares internacionales de uso de la fuerza letal con armas de fuego, durante un operativo “en el que un civil fue abatido por miembros del Ejército mexicano, tras ser reconocido como persona herida”.

Por lo que sólo así se podrá determinar si se violaron derechos humanos y protocolos internacionales en el operativo realizado por las fuerzas armadas, al tiempo que la CNDH dijo condenar cualquier ejecución extrajudicial y el uso excesivo de la fuerza militar, porque este tipo de actos representan una grave violación a los derechos humanos.

A través de un comunicado, la Comisión recordó que diversos medios de comunicación dieron a conocer un video grabado por los propios soldados, en el cual se confirmaría que los activos habrían entregado información falsa en el relato de los hechos, porque indicaron que, derivado del enfrentamiento, no encontraron sobrevivientes.

Sin embargo, agregó, en la grabación referida se puede escuchar que, tras la revisión del lugar, los militares confirmaron al menos a una persona con vida.

“Lo anterior se contrapone con el informe presentado, en el que se asegura que ocurrieron 12 defunciones durante el enfrentamiento”, refirió el organismo.

Así, la CNDH expuso que lo anterior representaría una flagrante violación al Manual de Uso de la Fuerza, “que es común para la Sedena y la Semar (Secretaría de Marina), y una grave violación a los derechos humanos, además de, posiblemente, constituir una ejecución extrajudicial, lo que se contrapone con nuestra Constitución Política y con los Tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos y de Uso de Armas de Fuego que ha signado México”.

Si bien la Comisión reconoció el papel “trascendental” de las Fuerzas Armadas en el combate a la inseguridad y la búsqueda de paz, expresó que son reprobables actos de uso excesivo de la fuerza.

Dicho exhorto va en el mismo sentido del realizado por la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), que también llamó a las autoridades a investigar el uso letal de la fuerza por parte de militares durante el mismo operativo .

La ONU-DH detalló que en el video hecho público se puede observar a elementos de la Defensa Nacional haciendo uso de la fuerza letal durante una persecución que resultó en la muerte de 12 civiles, entre los que se encontrarían al menos tres víctimas de secuestro.

Al tiempo que señaló que las imágenes sobre el uso de la fuerza letal por parte de elementos de Sedena son preocupantes y reflejan conductas que pueden constituir uso excesivo de la fuerza letal y otras violaciones de derechos humanos.

“Estos hechos evidencian la importancia de que el despliegue de las fuerzas armadas ocurra en forma extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria, tal como lo establecen la Constitución mexicana y los principios internacionales”.

Finalmente, la ONU-DH reiteró su compromiso para seguir brindando su asesoría y cooperación al Estado mexicano para la efectiva incorporación a los procesos de investigación de los estándares internacionales relevantes en la materia, así como en relación a las reformas institucionales necesarias para garantizar el pleno disfrute de los derechos humanos en México.

Previamente, el general Luis Cresencio Sandoval informó que la Fiscalía General de Justicia Militar investiga a todos los elementos involucrados, alrededor de 24, que participaron en el enfrentamiento.

maritza.perez@eleconomista.mx