La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) urgió al Senado a hacer las correcciones legales para impedir que las prácticas de mapachería, coacción del voto, uso de programas sociales y la intromisión de la delincuencia organizada y el lavado de dinero persistan en el proceso electoral del 2012.

Mientras el Senado analiza un paquete de reformas electorales, los senadores panistas María Serrano y Ricardo García Cervantes presentarán una iniciativa, elaborada en conjunto con la Fepade, la cual tiene como ejes fundamentales fortalecer el blindaje contra el uso de programas sociales y recursos públicos con fines electorales; inhibir y sancionar nuevas prácticas de compra y coacción del voto; incorporar agravantes y eliminar elementos que promueven la impunidad; actualización de tipos penales (precisión y adecuación), y evitar la intromisión de la delincuencia organizada y el lavado de dinero en los procesos electorales, así como el uso de la violencia.

Proponen sancionar con cárcel de tres a 10 años de prisión a quien reciba o destine, a sabiendas, aportaciones de dinero o en especie en favor de algún precandidato, candidato, partido político, coalición o agrupación política nacional, cuando los fondos o bienes tengan un origen ilícito.

A propuesta de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales se incorporan nuevas conductas comisivas que, de realizarse, revestirían una particular gravedad para los procesos electorales. Se trata de la eventual intervención de los miembros de la delincuencia organizada en las precampañas y campañas electorales.

Por tal razón, se propone la tipificación de este delito con sanciones especialmente altas , refiere la iniciativa que será presentada hoy al pleno para su análisis en comisiones.

Plantea sanciones de 1,000 a 5,000 días multa y de 5 a 15 años de prisión a quien, con intencionalidad, inyecte dinero sucio en las campañas políticas.

[email protected]