El Instituto Federal Electoral (IFE) exculpó y evitó sancionar al secretario de Economía, Bruno Ferrari, en un litigio que promovió el PRI por las declaraciones en las que relacionó a gobiernos del tricolor con actos de corrupción y enriquecimiento ilícito.

Sin discusión, los consejeros declararon infundada la queja contra Ferrari, quien la víspera tildó de ladrones y corruptos a personajes ligados al PRI, como Arturo Durazo y a los expresidentes José López Portillo y Carlos Salinas de Gortari.

Las expresiones tienen como efecto que se cuestionen las acciones realizadas por gobiernos anteriores que, desde su perspectiva, han tenido repercusión en la economía de nuestro país, por lo que se considera que no es posible desprender que se pretenda descalificar, denostar o denigrar al PRI, ya que, a juicio de esta autoridad, constituyen juicios valorativos y exposición de ciertos hechos u omisiones que se atribuyen a administraciones anteriores y como Secretario de Economía consideró que constituyen cosas del pasado por las cuales seguimos pagando y tenemos que corregir muchos de esos malos manejos , indica el documento aprobado.

Los consejeros consideraron que el funcionario federal no violó el principio de imparcialidad, ya que las declaraciones y entrevistas fueron realizadas en el ejercicio legítimo de la función pública.

SANCIÓN POR OPACIDAD

Por seis votos en favor y tres en contra, el pleno del Consejo General del IFE aprobó una multa contra el PVEM por 57,460 pesos, porque incurrió en una falta a sus obligaciones en materia de transparencia y acceso a la información, toda vez que el Instituto le solicitó información y el partido no la entregó. La representante de ese partido, Sara Castellanos, pidió al IFE cambiar la multa por una amonestación pública, pero le fue negado.

Por unanimidad, los consejeros aprobaron otra multa al Partido del Trabajo por 100,000 pesos, debido a que se negó a cumplir una sentencia del Instituto Electoral del DF, que le ordenó retirar su propaganda de avenidas y ejes viales.

También se aprobó una multa de 4 millones 251, 533 pesos por el spot del Partido del Trabajo en el que aparece Jorge Arvizu promoviendo al Movimiento Progresista, que fue declarado como acto anticipado de campaña.

El PAN deberá pagar 40,606 pesos por contratar en el 2009 un espacio en una revista donde reprodujo frases emitidas por priístas contra el entonces líder del PAN, Germán Martínez.

[email protected]