Este 6 de junio se llevará a cabo la jornada electoral para elegir al nuevo o la nueva gobernadora de Baja California, uno de los estados más diversos y complejos social y económicamente del país.

Son siete los canditatos, tres mujeres y cuatro hombres, que competirán por el voto ciudadano para gobernar este estado con una de las fronteras más grandes y transitadas del mundo. 

Aunque es uno de los estados con menor problemática en términos políticos si se compara con lo recién ocurrido en los estados de Guerrero y Michoacán, la gubernatura de este estado tiene un impacto importante en el futuro del país; este es un estado con complicaciones significativas de seguridad pública, incidencia delictiva y flujos migratorios.

Tijuana, la ciudad fronteriza de Baja California, es además la segunda ciudad más poblada del país, sólo después de la Ciudad de México y da asilo a miles de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos. En este sentido, la política migratoria y los ejes de trabajo en materia deberán ser uno de los focos más importantes para los canditados y las candidatas. 

Por su condición geográfica y la existencia de ocho puertos, de los cuales cuatro tienen principalmente actividad comercial, la presencia de crimen organizado, tráfico ilícito de sustancias y estupefacientes e incluso de personas es otro de los temas importantes a trabajar en la entidad. 

Otra de las áreas importantes en las que los candidatos y las candidatas deberán postularse será la política de comercio exterior; Baja California tiene un lazo importante con la economía de Estados Unidos y el mercado laboral también recibe el impacto de este vínculo. Aunque en su mayoría el estado se encuentra económicamente sostenido por el comercio y los servicios, la industria manufacturera y las actividades primarias también aportan al desarrollo; será importante observar las apuestas de cada uno de los candidatos.