A dos años del inicio de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que ya están sentadas la base de lo que él denomina la cuarta transformación de México, aunque reconoció que existe una oposición real a su gestión.  

“No todo es perfecto ni aspiramos al pensamiento único ni al consenso. Estamos conscientes de que existe oposición a nuestro gobierno, y eso es legítimo y normal en una auténtica democracia, máxime cuando se está llevando a cabo una transformación profunda impulsada por nuevas ideas liberales que buscan acabar con privilegios de minorías conservadoras, acostumbradas a medrar al amparo del poder económico o del poder político”, afirmó el mandatario federal durante un mensaje en el Patio Central de Palacio Nacional con motivo de dos años de gobierno.  

En su mensaje dijo que a pesar de la pandemia de Covid-19 no dejó de trabajar para consumar lo que llama la cuarta transformación, y añadió que si ha “resistido”, es porque está decidido a enfrentar la “peste” de la corrupción. 

Sostuvo que también se siente respaldo socialmente, ya que su equipo de trabajo solicitó elaboración de encuestas en las que muestra un 70% de apoyo de los mexicanos.

“Ya están sentadas las bases de la transformación, a dos años de ocupar la Presidencia puedo afirmar que ya logramos ese objetivo, sentar las bases para la transformación de México. (…) Consiste en que ahora se respeta la Constitución, hay legalidad y democracia. Se garantizan las libertades y el derecho a disentir. Hay transparencia plena y derecho a la información; no se censura a nadie. No se violan los derechos humanos, no se reprime al pueblo, no se organizan fraudes electorales desde el poder federal. El gobierno ya no representa a una minoría, sino a todos los mexicanos de todas las clases, culturas y creencias. Se gobierna con austeridad, también con autoridad moral, no se tolera la corrupción ni se permite la impunidad. En la práctica, no hay fueros ni privilegios. Se da preferencia a todos, pero se privilegia a los pobres. Se protege la naturaleza. Se auspicia la igualdad de género. Se repudia la discriminación, el racismo y el clasismo, se fortalecen valores morales culturas y espirituales. Se cuida el patrimonio cultural de México. (…) Nos encaminamos a vivir en una República justa, libre, democrática, soberana y fraterna”, planteó.

Sostiene que de 100 compromisos, 97 están cumplidos

En su exposición, el Primer Mandatario dijo que de 100 compromisos que hizo el 1 de diciembre del 2018, 97 están cumplidos y tres: la descentralización del gobierno federal; el impulso de energías renovables mediante rehabilitación de las hidroeléctricas y conocer la verdad de los hechos de Ayotzinapa, están pendientes de cumplirse.

En tanto, el mandatario federal enlistó una serie de hechos que no están dentro de los 100 compromisos, pero han avanzado, entre ellas la culminación del tren Guadalajara y se continúa con la construcción del tren México-Toluca.

Indicó que durante los dos años de su gestión se han rehabilitaron los aeropuertos de Tuxtla Gutiérrez; Chetumal y de la Ciudad de México; y se han invertido 48,000 millones de pesos en el mantenimiento de 40,000 carreteras del país.

Dijo que actualmente se hace una “limpia de corrupción” en instituciones como Conagua; Capufe; INM; Administración de aduanas y el SAT.

Enumeró también como un logro de su administración, el cierre de las Islas Marías como penal federal; la no entrega de concesiones mineras; la implementación del programa nacional de búsqueda de personas desaparecidas; la reinstalación de maestros despedidos por la reforma educativa y la basificación de 300,000 integrantes de la educación, entre otros temas.

kg