El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó el martes que la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, señaló que el gobierno de su país estaba dispuesto a enviar a otras naciones vacunas de AstraZeneca que no estaba utilizando, una vez que les haya hecho pruebas.

La declaración de Harris fue en respuesta a una petición que López Obrador dijo le hizo en el encuentro virtual que sostuvieron el viernes para que Estados Unidos envíe dosis de AstraZeneca a México, dado que aún no ha autorizado el biológico y ya ha vacunado a un alto porcentaje de su población.

"La respuesta de la vicepresidenta fue, diría, favorable, y muy responsable", indicó el mandatario mexicano en su rueda de prensa diaria.

"Nos dijo que están ellos en la mejor disposición de entregar a países que no tiene vacunas lo que se ha acumulado de la vacuna de AstraZeneca, pero que antes (...) están practicando o llevando a cabo pruebas", explicó.

Las autoridades sanitarias mexicanas han avalado el uso de la vacuna de AstraZeneca y han dicho que es segura pese a la aparición de varios casos de trombosis en el mundo entre pacientes a los que se les suministró la inyección. Algunos países han suspendido o restringido su aplicación.

A finales de abril, López Obrador dijo que esperaba que Estados Unidos enviara cinco millones de vacunas de AstraZeneca en préstamo, lo que ayudarán a suplir la demora del envasado local del biológico de la farmacéutica británica, que ha tenido múltiples contratiempos en la producción en América Latina.

López Obrador explicó que se prevé ahora que la vacuna de AstraZeneca envasada en México por el laboratorio Liomont, como parte de un acuerdo con Argentina para repartir el biológico a otras naciones de la región, empiece a distribuirse a partir del 25 de mayo.

México había recibido o envasado hasta el lunes 27 millones de dosis, mientras lucha por acelerar la inmunización de su población de 126 millones de habitantes contra la enfermedad provocada por el coronavirus mediante nuevos acuerdos con China, que se suman a los suscritos con Rusia e India.

Por otra parte, el mandatario anunció que Pfizer ya comenzó a enviar a México vacunas contra Covid-19 desde Estados Unidos. Hasta el momento el biológico de esa farmacéutica estadounidense adquirido por el Gobierno llegaba desde Europa.

Hasta el martes, México había recibido poco más de 10.6 millones de dosis de Pfizer, producto con el que empezó su campaña de vacunación en diciembre.

México apuesta por otra vacuna china

Durante la rueda de prensa, el canciller Marcelo Ebrard informó que México comenzará pronto estudios fase 3 de la vacuna de la farmacéutica china Walvax, que utiliza la tecnología ARNm y no requiere congelación como otros biológicos.

De ser aprobado por las autoridades, el producto de Walvax sería la tercera vacuna contra el Covid-19 de la nación asiática que se puede aplicar en México, tras el aval a CanSino y Sinovac.

"Vamos a ser el primer país fuera de China en realizar estudios de fase 3 de esta vacuna", dijo Ebrard, y detalló que el 30 de mayo iniciarían los estudios con 6,000 voluntarios si lo aprueba el regulador sanitario, Cofepris.

Aparte de los biológicos de CanSino y Sinovac, Pfizer y AstraZeneca, México tiene un acuerdo con el Instituto Gamaleya de Rusia, que produce Sputnik, para contar con 22 millones de dosis, de las cuales ya recibió 1.9 millones.

Además, prevé comenzar a producir la vacuna rusa en su territorio en la última semana de junio, cuando cuente con las autorizaciones necesarias, y puso a consideración de Cofepris la semana pasada el expediente de Sputnik Light, de una sola aplicación, para aprobación de su uso de emergencia.