Hermosillo.- El presidente Felipe Calderón Hinojosa afirmó este martes que la lucha por la seguridad de los ciudadanos debe ser una tarea de Estado, "que rebase los límites naturales de una administración, y, desde luego, los de algún partido político".

Indicó que se trata de una política de largo aliento, "que asuma, como lo asumimos nosotros, los costos del cambio en el corto plazo, con objeto de que se llegue de manera estable y permanente a mejores condiciones de seguridad en el mediano y largo plazo".

En la inauguración del Centro Federal de Readaptación Social Número 11, el mandatario definió que se trata de una política que persigue el objetivo común de garantizar plenamente la tranquilidad y la seguridad de los mexicanos, y se debe hacer, porque así lo requiere el México de seguridad, legalidad y justicia por la que ha luchado la actual generación.

Acompañado por el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna; el gobernador, Guillermo Padrés Elías; y el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne; Calderón Hinojosa destacó el avance que ha tenido el Sistema Penitenciario Federal durante su administración, lo que se refleja en que de las casi mil fugas que se han registrado, ninguna ha sido en algún penal Federal.

El jefe del Ejecutivo Federal recordó que al asumir el cargo en el año 2006, había seis penales federales que custodiaban 3,164 reos, mientras que en la actualidad hay 21 centros penitenciarios que albergan a 25,000 internos.

Asimismo, anunció que a finales del presente año, la totalidad de reos federales que se encontraban en centros penitenciarios estatales, pasarán a penales federales, es decir que en este tipo de centros habrá más de 50,000 internos de menor, media y alta peligrosidad.

El presidente Calderón dio a conocer que este Centro Federal de Readaptación Social es el primero de ocho, que se construirán bajo el esquema de inversión pública y privada, con un costo de 4,200 millones de pesos, con capacidad para albergar a 2,500 internos, pero se puede ampliar a 4,000.

Señaló que cuenta con equipo de vanguardia como son 1,200 cámaras de vídeo, "más de las que existen en algunos estados del país", así como detectores de drogas, e inhibidores de señales de telefonía celular y radiocomunicadores, y por su dimensión, de más de 100 hectáreas, es el más grande del mundo, por lo que -bromeó- habrá que buscar el récord Guinness.

Apuntó que la mayor parte de los procesos en este penal son automatizados para evitar "cualquier espacio potencial de corrupción", y criticó la percepción que había anteriormente de que ante la sobrepoblación de los penales, en lugar de construir más penales, se promovían preliberaciones y otras medidas.

Aclaró que no está contra las preliberaciones, pero subrayó que la ley debe hacerse cumplir, por lo que se deben adaptar los espacios penitenciarios al imperio de la ley y no al contrario, aunque dentro de la estrategia integral de seguridad, lo más importante es la reconstrucción del tejido social.

mac