El drama volvió a vivirse en las casillas especiales, cuando miles de ciudadanos se quedaron sin poder ejercer su derecho al voto debido a la amplia demanda que superaba las 750 boletas disponibles para los votantes. Para las 9 de la mañana, las casillas especiales ubicadas en la zona centro del Distrito Federal lucían con filas que excedían las 750 personas.

En la casilla de Hospital General, hubo personas que permanecieron en fila por más de 11 horas para poder votar, sorteando el sol de mediodía y el chubasco de la tarde.

Ante el gran número de personas formadas, que abarcaban tres largas cuadras alrededor del Hospital General, los ciudadanos se organizaron para marcar las manos de la gente en fila para calcular quiénes alcanzarían boletas y evitar colados.

Los cantos de queremos votar dominaron el transcurso de la jornada en Hospital General, donde más de 2,500 personas intentaron ejercer su derecho al voto.

En un momento ciudadanos, inconformes ante el número limitado de boletas cerraron la avenida Cuauhtémoc para protestar por la desorganización y culparon al IFE por no prever la cantidad de foráneos en tránsito en el Distrito Federal. Algunos de los manifestantes portaban cartulinas en las que se identificaban como Yo Soy 751 .

Aun cuando era evidente que las boletas no serían suficientes, cientos de ciudadanos permanecieron toda la jornada con la esperanza de poder votar. Sin embargo, después de las 7 de la tarde salían de la casilla los últimos votantes, quienes habían permanecido en fila desde las 8 de la mañana. (Emilene Martínez/Especial)