Treinta y ocho especialistas de 29 instituciones nacionales e internacionales pidieron al gobierno federal replantear su estrategia contra el Covid-19 ante el aumento de contagios y fallecimientos. Sugirieron mandar un mensaje que permee en todos los estratos sociales sobre el uso de cubrebocas; aplicación de pruebas rápidas; una guía médica y un programa que evite los contagios masivos en casa, entre otras medidas.

Durante la presentación, a través de videoconferencia, del documento “Reflexiones sobre la respuesta de México ante la pandemia de Covid-19 y sugerencias para enfrentar los próximos retos”, Samuel Ponce de León, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud de la UNAM, dijo que se requiere un proceso de comunicación más efectiva por parte del gobierno federal sobre el uso de cubrebocas.

“Se requiere un mensaje coherente que deje poco espacio a la especulación, que permee con claridad a todos los estratos sociales. El mensaje sobre el uso de cubrebocas debe ser contundente y su uso obligatorio en espacios cerrados. Es necesario difundir el uso correcto y su distribución donde sea pertinente”, señaló.

Para los cuidados en casa para pacientes no graves, e incluso aquellos que requieren oxígeno, dijo que se requiere de una guía médica “que considere vigilancia por oxímetro de pulso e intervenciones por diagnóstico y tratamientos”.

Consideró necesario un análisis de complicaciones y mortalidad por cada hospital del país, “para identificar oportunidades de intervención y de prevención, porque la mortalidad es muy alta”.

Sobre la vacunación contra Covid-19, indicó que es un proceso complejo al tratarse de la campaña nacional más grande de la historia, por lo que se requiere la participación de todos los sectores del país, para lo cual la UNAM ha expresado su interés en participar.

“Estamos en el año dos de la pandemia. El análisis, la crítica y la retroalimentación son fundamentales para continuar confrontando los nuevos desafíos”, aseveró.

Por su parte, Cristian Morales, representante de la Organización Panamericana de la Salud, se pronunció por concentrarse en acciones de salvar vidas y mitigación de contagios, mediante la valoración y adaptación del despliegue comunitario.

“Es saliendo a buscar los casos sospechosos en la comunidad, refiriendo aquellos que presentan síntomas graves a las instituciones de salud antes de que lleguen demasiado tarde como vamos a quitarle presión a los hospitales y reducir la letalidad. Es ahí, más que en los hospitales donde vamos a incidir en salvar vidas”, expresó.

También sugirió mejorar los protocolos de manejo clínico y no dar medicamentos que hagan más mal que bien; identificar las nuevas variantes del SARS-CoV-2; capacitación del personal médico en todos los niveles; garantizar atención médica para otras enfermedades como diabetes y garantizar el abasto de insumos y medicamentos combatiendo la corrupción. Incluso, ofreció apoyo de la OMS/OPS al Gobierno mexicano para implementar el plan nacional de vacunación contra Covid-19.

Celia Alpuche Aranda, directora de nuestro Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas (CISEI), planteó necesario evitar la “polifarmacia”, dotarlos de oxímetros a las personas en casa; incrementar las pruebas antígenos para identificación de casos, así como a los grupos que se oponen al uso de cubrebocas para hacer campañas dirigidas especialmente; aumentar el número de unidades del transporte público y llamar a evitar los hacinamientos en casa para evitar los contagios masivos.

Luis Miguel Gutiérrez, Instituto Nacional de Geriatría, se pronunció por reforzar la telemedicina; mejorar los programas de recuperación para pacientes que tuvieron la enfermedad Covid-19; así como los cuidados paliativos para quienes elijan este camino en hospitales o en casa.

Estas recomendaciones fueron hechas por los directores del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER); Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”; Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”; Instituto Nacional de Geriatría y Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”. También por expertos médicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Academia Nacional de Medicina, el Colegio de México, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS); la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal); el Banco Mundial y la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud).

Durante el foro, los especialistas presentaron el documento que contiene las siguientes recomendaciones al gobierno federal, principalmente:

  • Priorizar el modelo de Atención Primaria de la Salud (APS) hacia las acciones y funciones de la salud pública por encima del enfoque exclusivo de la atención clínica.
  • Fortalecer y mantener altos niveles de competencia del personal médico, el que opera APS y los que toman decisiones, considerando nuevas modalidades de atención como promover programas de telemedicina dirigidos por profesionales médicos generales o familiares.
  • Promover una cultura de higiene y protección a largo plazo, a través de la certificación de sitios, entornos, productos y servicios para asegurar que se encuentren protegidos y saludables.
  • Mejorar los sistemas de información necesarios para realizar acciones de monitoreo de casos y contactos a distancia.
  • Reforzar la búsqueda y nuevas vías clínicas de decisión para enfrentar las sindemias de Covid-19 e influenza.
  • Detectar oportunamente los casos con datos de gravedad, en ausencia de acceso a laboratorio y gabinete, y reforzar los sitios de APS con oxímetros.
  • Desarrollar y difundir por escrito el Plan de Acción de Vacunas (PAV) Covid-19.
  • Generar una amplia campaña de comunicación para la vacunación contra SARS-CoV-2.
  • Crear un comité o grupo de trabajo intersectorial para el desarrollo e implementación del PAV Covid-19 dirigido por la Secretaría de Salud y con participación de los distintos sectores de gobierno que deben estar involucrados.
  • Operación con base en tres principios: máxima precaución, máxima protección y oportunidad.
  • Entrega de apoyos a personas en condiciones de mayor vulnerabilidad para evitar que tengan que salir de casa y haya mayor posibilidad de confinamiento.
  • Reactivación económica con base en monitoreo con pruebas y con futuras vacunas.
  • Orientar a las residencias de personas adultas mayores para la prevención de Covid-19, con respeto de los derechos de personas residentes, trabajadoras y sus familias.
  • Dotar de equipo de protección personal y revisar políticas laborales que permitan flexibilidad ante la crisis.
  • Facilitar trámites, evitar requisitos presenciales, dar acceso prioritario en horarios específicos.
  • Reforzar visitas de supervisión a residencias, hospitales y centros de reclusión, en particular para dar atención a la denuncia de violencia hacia las personas adultas mayores que tienden a ser invisibilizadas.
  • Considerar y atender el impacto de la pandemia en la salud mental. Ya que el aislamiento social, las presiones económicas y la incertidumbre pueden tener graves consecuencias en la salud mental de la población.
  • Aumentar el número de unidades de transporte público.
  • Establecer normas regulatorias para los espacios públicos.
  • Promover y supervisar el escalonamiento de horarios en centros de trabajo donde sea posible.
  • Reestructurar el contacto con la población y el alcance comunitario mediante la acción de jóvenes promotores de salud en las localidades.
  • Supervisar el cumplimiento de todas las medidas y/o recomendaciones para prevenir la transmisión.
  • Distribuir permanentemente cubrebocas en el transporte público y vigilar su correcto uso durante los trayectos.
  • Emitir recomendaciones al personal médico para evitar la polifarmacia y recomendar el uso de oxímetros.
  • Implementar la utilización de medidores de CO2 (dióxido de carbono) en hospitales y demás centros donde se aglomeran personas.
  • Implementar un programa que permita confinamiento seguro y voluntario a personas que viven en hogares hacinados y multigeneracionales, con el fin de evitar contagios masivos dentro de las familias.

Gobierno responde

Ante este llamado de especialistas y expertos, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, ofreció “hacer un alto en el camino”, hacer una reflexión y un “vuelco” en aquello donde sea necesario.

Ante ello, el subsecretario dijo: “esta reflexión que hoy se presenta públicamente contiene trabajo muy valioso, analítico, intelectual, de documentación que han hecho diversas instituciones y estas representan, por un lado, a organismos del Estado mexicano, y por el otro a organizaciones internacionales que también son muy competentes y relevantes en la materia”.

Dijo recibir el documento a nombre del secretario de Salud, Jorge Alcocer, y utilizar su contenido de la mejor manera. “Utilizarla para hacer un alto en el camino, una reflexión sobre cómo podemos mejorar en los inmediato, en el mediano plazo y en largo plazo también las condiciones de salud de México durante y más allá de la epidemia de Covid-19”, ofreció.

jorge.monroy@eleconmista.mx