Una vez que se complete el proceso legislativo y se apruebe en la Cámara de Diputados la reforma en materia de paridad de género, avalada la semana pasada en el Senado, el reto será hacer valer la ley para que se respete la participación de las mujeres de manera paritaria en todos los equipos del servicio público del país, afirmó la senadora Kenia López Rabadán.

El 14 de mayo pasado, la Cámara Alta aprobó, por unanimidad, la iniciativa presentada por la panista, la cual busca garantizar el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres.

El ordenamiento establece que en todos los equipos del sector público, es decir, los del ámbito federal, estatal y local, incluidos los de los tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial, además de los organismos constitucionalmente autónomos, partidos políticos y cualquier organismo que ejerza funciones de autoridad, deberá existir el mismo número de hombres y de mujeres.

La legisladora, quien confía en que los diputados la aprobarán y el Ejecutivo federal la promulgará a la brevedad, dijo que con esta reforma se incrementará la representación de las mujeres en el ámbito público, y que así estén en la toma de decisiones cupulares y en el poder en todos los ámbitos: sociales, económicos y políticos.

En ese sentido, enfatizó: “ya es tiempo de erradicar la discriminación de género y que las mujeres dejen de ser excluidas dentro de todos los órdenes de gobierno”.

También mencionó que este derecho no debe depender de vaivenes políticos o de cualquier otro tipo de intereses.

Expuso que, ahora, cuando se culmine el proceso legislativo, nunca más deben volver a registrarse casos como el del Instituto Federal de Telecomunicaciones, donde de siete integrantes en su pleno, no hay mujeres.

Insistió en que los órganos jurisdiccionales van a cambiar, tanto la Suprema Corte de Justicia de la Nación como los magistrados de circuito, los jueces de distrito, donde ahora habrá 50% de hombres y 50% de mujeres.

[email protected]