Si se busca mandar un mensaje claro de que sí se quiere acabar con la corrupción en el Poder Judicial, es necesario cambiar la forma en que se designa a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y los consejeros de la Judicatura Federal, planteó Isaak Pacheco.

El investigador del laboratorio de políticas públicas Ethos, dijo que si realmente se quiere acabar la corrupción en el servicio público, como se barren las escaleras, es decir, de arriba para abajo, tal como lo dice el presidente Andrés Manuel López Obrador, habrá que cambiar la forma en cómo se designa a las más altas autoridades de ese Poder.

"A mí de qué me serviría hablar de la corrupción de la filigrana, desde la parte procedimental que, claro, es importante, si no cambiamos también la forma en se designa a esos ministros (…) Si eso sigue politizado, entonces no preguntemos por qué tenemos esa politización en el ejercicio de la justicia”.

Y es que para el especialista el problema con la salida del ministro de la SCJN, Eduardo Medina Mora, es que el proceso se politizó, debido a que primero se difundieron noticias en el sentido de que habría incurrido en presuntos actos de corrupción relacionados con sus cuentas, donde hay sumas de dinero que no corresponden a sus ingresos como funcionario público, así como sus presuntas relaciones políticas con funcionarios del gobierno federal que podrían influir en sus decisiones como ministro.

Además, añadió, como no se explicó con claridad cuáles fueron los motivos que lo orillaron a pedir licencia, todo eso genera un ambiente de especulación, principalmente porque la ley señala que un ministro sólo puede renunciar por una causa grave.

"Primero, creo que se juntan dos temas, porque el tema de la corrupción que puede haber, al final del día parece ser ahora, como en todos los casos que han venido pasando en esta administración, tiene una vertiente política, porque, justo no nos están dando a conocer ni qué delitos cometió ni si está siendo juzgado por esos delitos y en su caso un posible castigo", dijo.

 

Lo único que tenemos, mencionó, son una serie de declaraciones que vienen del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, en las que señalan presuntas conductas ilegales del ahora exministro.

Dijo que lo lastimoso es que, si eso es verdad, no son los medios de comunicación donde se tienen que ventilar esos asuntos, sino ante una instancia judicial, para que se proceda conforme a derecho.

Se politizó la salida de Medina Mora 

Hasta el momento lo que tenemos es un asunto politizado, porque no se está atendiendo por la vía judicial; porque no tenemos conocimiento si hay algún tipo de denuncia por alguna falta administrativa ni una denuncia por alguna falta de tipo penal.

El investigador consideró que empieza a ser relevante el hecho de saber cuál es la falta grave que llevó al ministro a solicitar su renuncia; y al Senado y al presidente López Obrador a aceptarla, "porque si no, nada más es un golpe político a la Suprema Corte de Justicia de la Nación".

Sobre la forma de elegir a los ministros de la Corte dijo que hay un antecedente en el nuevo marco legal de la Ciudad de México, donde existe la figura de un Consejo Judicial Ciudadano, aunque no se ha usado.

Concretamente se trata de una instancia integrada por 11 ciudadanos que tienen la tarea de proponer a expertos en derecho provenientes de instituciones académicas y civiles para ocupar los cargos relevantes del poder judicial.

[email protected]

 

kg