Es momento de que la Secretaría de Economía piense en las posibles medidas a implementar en contra de Estados Unidos ante la posible imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas, afirmó el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar.

El legislador apuntó que en caso de que se cumpla la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles a las mercancías mexicanas que vayan a aquel país, el camino de los tribunales internacionales puede llevar años, por lo que opinó que es necesario pensar en medidas más inmediatas y no descartarlas, aunque —mencionó— lo primordial es llegar a un acuerdo. 

“Creo que también existen medidas más inmediatas (…) la base electoral del presidente norteamericano están los estados de mayor producción de maíz, importamos carne, leche, es decir, también no tiene porque descartarse, de hecho creo que desde ahora la propia Secretaría de Economía y el gobierno mexicano pues ya estaría en posibilidades de ir construyendo las medidas espejo que en su caso México tendría que llevar a cabo. 

“Sin embargo, tanto las controversias, los paneles internacionales, como la aplicación de aranceles por parte de nuestro país, pues son medidas que debemos de guardar, tenerlas presentes, pero ahorita en estas horas lo importante es encontrar algún acuerdo”, dijo.

Sobre las medidas espejos, el legislador puntualizó que tampoco se trata de “ojo por ojo y diente por diente porque sino nos quedarías tuertos”, aunque sí se debe dejar en claro que sus productores y consumidores, en caso de establecerse la guerra comercial, también serán afectados. 

El diputado de Morena indicó que en caso de aplicarse los aranceles los estados con mayor dinamismo económico, como los del Norte y del Bajío serían afectados de manera importante.

“En el caso de la agroindustria está el Tequila, la cerveza, están frutas, están hortalizas; en el caso de autopartes es sustancial todos los productos que tienen que ver con la aeronavegación, las computadoras, las pantallas los vehículos, entonces nosotros no queremos llegar a este nivel, a esta situación y por eso los esfuerzos”, manifestó. 

Ramírez Cuéllar acotó que la crisis con Estados Unidos da la oportunidad también de construir un plan a largo plazo en donde se mantenga la racionalidad del gasto, la disciplina financiera, al tiempo que opinó que no hay signos aún de una posible recesión para México pese a la baja de nota de las calificadoras.