Por cada delito que se comete en el país en la zona poniente de la Ciudad de México se cometen dos, de acuerdo con la clasificación del Inegi, esta región abarca las alcaldías de Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo. A escala nacional se estiman 28,269 víctimas por cada 100,000 habitantes mientras que en esta zona la cifra se dispara hasta 56,379 víctimas de la delincuencia por cada 100,000 habitantes.

En la región poniente de la capital mexicana también se registró un costo por delito signficativamente mayor a la media nacional. Mientras en México cada delito implicó un desembolso de 6,468 pesos, en las alcaldías de Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo cada delito ascendió a 7,037 pesos. 

La segunda región más peligrosa de la Ciudad de México es la zona oriente. En las alcaldías Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco se registran 43,688 víctimas de algún delito por cada 100,000 personas, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) del Inegi.

En las zonas sur (Benito Juárez, Coyoacán, Magdalena Contreras y Tlalpan) y norte (Gustavo A. Madero, Iztacalco y Venustiano Carranza) los niveles de prevalencia delictiva son significativamente más bajos y cercanos a la cifra nacional. En el sur de la capital la tasa se encuentra en 35,098 víctimas por cada 100,000 habitantes y en el norte 33,068 por cada 100,000.

Los altos niveles de prevalencia delictiva registrados para el 2018 convirtieron a la Ciudad de México en la entidad más insegura del país y al poniente de la capital como una de las zonas más peligrosas del país, arrebatando el puesto al Estado de México que durante los años previos fue el estado con mayores incidentes delictivos.

Foco rojo en género

En la clasificación por género, la tendencia es similar a la nacional. La tasa de prevalencia delictiva es mayor para los hombres que para las mujeres: 45,130 de cada 100,000 hombres que viven en la Ciudad de México fueron víctimas de algún delito mientras que 40,473 de cada 100,000 mujeres lo fueron.

El foco rojo es que, sin importar el género de las víctimas, los delitos más comunes son robos y asaltos en los espacios públicos o en casa habitación. Los hombres son ligeramente víctimas más comunes de delitos como la extorsión, las amenazas verbales y las lesiones físicas, pero las mujeres son desproporcionadamente blancos en los delitos mayores como secuestros, hostigamiento, exhibicionismo, intentos de violación y violación sexual.

En la región poniente de la ciudad también se registra la tasa más alta de incidencia de este tipo de delitos con víctimas mujeres. De cada 100,000 mujeres 5,881 sufrieron algún tipo de hostigamiento, violencia sexual o secuestro.

El robo de auto es el único que se denuncia

La cifra negra ascendió a 94% del total de delitos en la Ciudad de México, lo que implica que de cada 100 delitos ocurridos la población sólo denuncia seis. El robo total de automóvil es el único que presenta diferencias significativas a la tendencia, en este rubro se denuncian 61 de cada 100 incidentes. En segunda posición está el robo en casa habitación, de este tipo de delitos la población de la capital denuncia 13 de cada 100 incidentes. 

En todos los demás delitos, incluyendo los delitos mayores, la cifra negra supera el 90%, así como en la clasificación por regiones. La zona oriente es la que tiene la cifra negra más elevada de la capital, en las alcaldías de Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco se denuncian sólo 4 de cada 100 delitos ocurridos.