El equipo del próximo gobierno federal analiza diferentes alternativas para financiar proyectos, en particular de Petróleos Mexicanos (Pemex), y no descarta la posibilidad de hacer que la empresa participe en el mercado accionario, y que haga una emisión de Fibra E en el mercado de valores.

Así lo aseguró Abel Hibert, asesor económico del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, al explicar que para que Pemex pueda hacer una oferta pública accionaria, tendría que crearse una filial que sería la que se colocaría, y “lo estamos evaluando como muchos otros temas”.

“Se está buscando un esquema, muchas empresas estatales en el mundo están colocadas en Bolsa y no sólo es cosa de recursos, que es muy importante; en lugar de que estés pidiendo prestado, es capital que te puede ayudar a crecer y a capitalizarse, que es el problema de Pemex", expuso el asesor.

Agregó que, por otra parte, viene el tema de gobierno corporativo, la transparencia; "si lo que queremos es eliminar la corrupción, obviamente una forma muy importante es que estén bajo el escrutinio del mercado de valores y toda la regulación que hay al respecto”, dijo.

Tras su participación en la Tercera Convención Nacional de Afores, comentó que dentro de los proyectos para hacer de recursos a Pemex también se evalúa la emisión de un Fideicomiso de Inversión en Infraestructura y Energía (Fibra E).

Ello, porque ese instrumento podría ayudar a estabilizar la producción de petróleo, en complemento con lo que hace el sector privado. "Hasta ahora, de lado del sector público, sólo la Comisión Federal de Electricidad (CFE) hizo una emisión de un Fibra E (a inicios de este año)", recordó.

“Están evaluando todas las posibilidades, Pemex tiene una gran cantidad de activos que pueden ponerse dentro del vehículo de una Fibra E, tiene ductos y una cantidad de infraestructura muy importante, que obviamente lo que se busca es que esto también se pueda monetizar, y de esa manera Pemex pueda aprovechar las asignaciones de la Ronda Cero, y que por falta de recursos financieros no ha podido explotar debidamente”, señaló.

Abel Hibert reiteró que una de las prioridades del próximo gobierno federal es incrementar la producción de petróleo; "es una prioridad nacional, se están evaluando todos los esquemas que puedan hacer lograr ese objetivo”, para alcanzar 2.5 millones de barriles de petróleo en tres años.

“El problema que tiene Petróleos Mexicanos es que tiene más de 80 por ciento de los recursos probables, pero no tiene dinero y sí problemas financieros muy fuertes hacia delante. El próximo año, entre el costo financiero de la deuda y sus necesidades para mantener la producción, necesita 25 mil millones de dólares”, y no puede obtener recursos de su presupuesto ni del gobierno federal, añadió.

En general, el asesor económico del presidente electo destacó que el próximo gobierno tiene proyectos de infraestructura muy ambiciosos, pero al mismo tiempo habrá “una cirugía muy fuerte” al gasto público, por lo que el sector privado jugará un papel fundamental para lograr estas obras.

Comentó que México tiene una gran necesidad de mejorar su infraestructura, pues de acuerdo con indicadores del Foro Económico Mundial, la calidad de la estructura global de México se encuentra en el lugar 71 de 137, y la calidad de las carreras se ubica en la posición 52 de 137.

Además subrayó la importancia de “vestir muy bien estos proyectos, darles su viabilidad completa para que el sector financiero nacional e internacional los vean atractivos para la inversión, y como son proyectos de largo plazo, que sean atractivos también para las Afores”.

Cuestionado sobre si se obligaría a las Afores a participar en los nuevos proyectos, afirmó que “de ninguna manera, tranquilos por eso”; por el contrario, dijo, lo que se busca es que el mercado de Afores siga desarrollándose y optimizar las pensiones, “sería muy peligroso poner algún tipo de control” porque estaría en contra de su mandato.

Por su parte, el director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Oriol Bosch, comentó a todos los inversionistas y al propio centro bursátil, que les gustaría ver más actividad en el tema energético, y manifestó que hay confianza en que la próxima administración se apoyará en los inversionistas.

“Las respuestas que oímos son muy pro-mercado, y a todos los que los escuchamos nos dejan muy tranquilos”, aseveró en entrevista tras su participación en la convención.