La presente jornada electoral ha sido la más violenta de la historia del país, lo que puede significar un franco golpe a las leyes que promueven la equidad y participación política de las mujeres, de acuerdo con información de la consultora Etellekt.

Con datos actualizados al 26 de mayo, la firma especializada en análisis de riesgos reporta que desde el 8 de septiembre del 2017 se han registrado 357 casos de agresiones directas e indirectas contra actores políticos y sus familiares.

De esta cifra en 102 ocasiones han derivado en asesinatos.

En entrevista, Rubén Salazar especialista en análisis de riesgos detalló que, del total de agresiones, 87 casos han sido en contra de mujeres políticas y en 10 ocasiones han muerto; de éstas, cuatro eran candidatas.

Salazar destacó que la implementación de leyes que promueven la equidad de género en la participación política de la mujer, se puede ver comprometida por la violencia política, que incluye actos de discriminación y, la conducta mas grave: agresiones físicas.

El especialista añadió que si bien las agresiones hacia el género femenino no representan una porción mayoritaria del total, da muestra de la gran vulnerabilidad que ellas padecen.

Observó que son el ámbito estatal y municipal los más afectados. “En estos dos niveles de gobierno no se ha alcanzado la suficiente evolución (...) ni acuerdos dentro de partidos políticos, entre gobiernos y oposición para impedir que esta situación de violencia terminen por tirar por la borda los avances legislativos en temas de equidad”.