El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, desplegará hasta 1,200 soldados de la Guardia Nacional en la frontera con México y solicitará 500 millones de dólares para reforzar la seguridad fronteriza, dijo el martes un funcionario gubernamental.

Las tropas darán apoyo de inteligencia, vigilancia, reconocimiento y análisis, así como soporte inmediato para el cumplimiento de leyes antinarcóticos y entrenamiento hasta que la Patrulla de Aduanas y Frontera pueda formar a más oficiales.

Los fondos serán utilizados para mejorar la tecnología en la frontera y compartir información y apoyo entre agencias del orden público, mientras se enfocan en combatir el tráfico ilegal de personas, drogas, armas y dinero. El anuncio se dio unos días después de la visita del presidente Felipe Calderón a Washington.

Sofocar la furia de la población

El portal estadounidense Político describió la medida como una jugada para sofocar la furia de la población, y el miedo creciente sobre la la inmigración ilegal a lo largo de la frontera suroeste.

El anuncio parece que busca res­tarle filo a una enmienda del Senado pronunciada por John McCain (Arizona) para destinar 250 millones de dólares para el despliegue de 6,000 soldados a la frontera en lugar de 1,200. Este movimiento de la Casa Blanca fue rápidamente denunciado por los republicanos, quienes lo criticaron de insuficiente, mientras que los abogados de la reforma migratoria acusaron a la Casa Blanca de montar un teatro político .

Simplemente no es suficiente. Necesitamos 6,000. Los soldados tienen un efecto muy saludable , dijo McCain, quien afirmó que esas tropas son necesarias para enfrentar incidentes violentos, como uno que tuvo lugar en marzo cuando un ranchero de Arizona fue asesinado por alguien que cruzó ilegalmente la frontera.

El portal de noticias cita a Ali Noorani del Foro Nacional de Inmigración, quien argumentó que desplegar más soldados sin una estrategia clara para poner fin al tráfico de armas y de drogas es una res­puesta para un discurso agotado , mientras que por el lado migratorio advirtió que sin una refroma de verdad en este etma, el teatro político va a continuar y seguirán desperdiciando billones en débiles estrategias fronterizas .

En una plática con reporteros en marzo, Obama dijo que no quería militarizar la frontera, pero estaba considerando desplegar soldados y otras medidas para contener la violencia que llega desde México.

El presidente George W. Bush envío 6,000 cuerpos militares a la frontera en el 2006, aunque la mayo­ría fueron eventualmente removidos. El despliegue ocurrió después de que los gobernadores fronterizos, como Janet Napolitano, de Arizona, lo demandaran como una medida para lidiar con lo que ellos llamaron una emergencia provocada por la inmigración ilegal. Napolitano es ahora secretaria de Seguridad Fronteriza.

Mientras tanto, en México la cancillería pidió que a la par se eleven los recursos destinados al combate al tráfico de armas y confió que los soldados de la Guardia Nacional se abstendrán de participar en actividades de aplicación de leyes migratorias.

El despliegue de la Guardia Nacional a la frontera

1,200 soldados de la Guardia Nacional serán enviados a la frontera entre México y EU.

500 millones de dólares solicitó el presidente Obama para reforzar la seguridad.

2006 fue el año en que el presidente George W. Bush envió tropas de la Guardia Nacional a la frontera, la operación terminó en el 2008.

23,000 personas han muerto desde que el jefe del Ejecutivo federal, Felipe Calderón, tomó el poder en diciembre del 2006.

23 de abril, en el estado de Arizona, Estados Unidos, la gobernadora, Jan Brewer, promulga la Ley SB 1070 que criminaliza a los inmigrantes.