El senador Alejandro Encinas arremetió contra el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien, dijo, aplica una estrategia para eliminar a todos aquellos que se oponen a sus políticas públicas y recurre a la intimidación, al hostigamiento, la represión y al encarcelamiento.

Acusó que ya suman 46 detenciones arbitrarias por parte del gobierno de Puebla y el caso más reciente fue el 19 de diciembre, cuando Rubén Sarabia Sánchez Simitrio , dirigente de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de octubre, fue detenido cuando se encontraba en la Secretaría de Gobernación municipal, donde hablaría con el titular de la dependencia para pedir solución a un caso de desalojo.

Encinas Rodríguez afirmó que las detenciones arbitrarias son contrarias al principio de inocencia, pues sólo se basan en la sospecha, sin darle paso a las pruebas del delito.

Este tipo de detenciones, consideró, son graves porque cancela las posibilidades de defensa jurídica del detenido y es un catalizador para otros delitos como la tortura, la desaparición forzada, el abuso de autoridad y lesiones o la privación ilegal de la libertad.

Como Simitrio, ejemplificó el legislador del PRD, se han detenido en Puebla a Enedina Rosas Vélez, lideresa de la lucha contra el gasoducto en esa zona de Puebla; Juan Carlos Flores Solís, habitante de la localidad de Tepeojuma, Atlixco, y a cinco personas de la Junta Auxiliar de San Bernardino Chalchihuapan, en el municipio de Ocoyuan que fueron arrestados luego de que policías amenazaron y encañonaron a los familiares, incluidos menores de edad.

tania.rosas@eleconomista.mx