El Congreso tiene menos de dos meses para realizar cambios a la ley electoral y cristalizar la demanda del IFE para que se le concedan dientes para sancionar a gobernadores, funcionarios públicos y hasta al Presidente de la República en caso de intervenir en los comicios para apoyar a sus partidos políticos.

Sólo mediante un periodo extraordinario de sesiones entre mayo y agosto, admiten los coordinadores del PAN y PRD en el Senado, José González Morfín y Carlos Navarrete, respectivamente, se podrían concretar las reformas electorales para evitar polarización o conflictos como el del 2006. Y es que las dos cámaras del Congreso tienen como plazo fatal junio para realizar cambios electorales, ya que el proceso electoral del 2012 comenzará en agosto, recordó ayer en entrevista el consejero del IFE, Marco Antonio Baños.

De forma urgente y sin dictamen de por medio, el Senado avaló el viernes reformas solicitadas por el IFE, como la posibilidad del recuento de votos en caso de dudas, y nuevas facultades para el instituto para vigilar y sancionar a todo funcionario que participe en las elecciones.

Contempla sanciones de 500 a 20,000 días de salario mínimo y en casos de reincidencia hasta de 40,000 salarios.

[email protected]