El Instituto Federal Electoral (IFE) propuso a los cuatro candidatos presidenciales un rediseño de debate presidencial para virar, en el encuentro del 10 de junio, hacia una mesa redonda con micrófonos abiertos, interpelación directa y mayor duración del encuentro.

Lo resumen como un debate chileno, sin edecanes, con los candidatos sentados alrededor de una mesa redonda y micrófono abierto.

La propuesta del IFE, elaborada por el consejero Alfredo Figueroa, a la que tuvo acceso El Economista, propone que sea de 150 minutos (dos horas con 30 minutos) con dos moderadores.

Se propuso cuatro temas a debatir y a diferencia del primer encuentro, para este segundo debate, que será en Guadalajara, se plantea que los candidatos pudieran exponer con micrófono abierto, pero con un tiempo específico de 10 minutos a cada uno, los cuales podrían utilizar libremente.

En ese sentido, habría cuatro bloques temáticos, dos de ellos –Política y gobierno y México en el mundo- con 40 minutos destinados a la intervención de los candidatos Josefina Vázquez Mota, Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y Gabriel Quadri.

También dos temas más: Desarrollo social y Desarrollo sustentable con una duración de 20 minutos cada uno.

La dinámica abierta permitirá un flujo ágil de las ideas, así como un diálogo permanente que coadyuve al contraste de puntos de vista siempre con la posibilidad de que los moderadores intervengan para vigilar que todos puedan expresarse en condiciones equitativas , precisa la propuesta del IFE, que fue turnada a los representantes de los cuatro nominados presidenciales.

Argumenta que esta forma de la mesa permitiría que exista mayor interacción entre los participantes, los moderadores y los televidentes, además de que facilitará que los contendientes tengan al alcance de su mano la información que quieran mostrar a los televidentes.

El órgano electoral sugirió un productor propuesto por a la UNAM, el Canal 11 del IPN o por la Red de Radiodifusoras y Televisoras Educativas y Culturales, AC.

Se plantea una producción libre: Los encuadres y emplazamientos de cada cámara se harán del conocimiento de los partidos políticos y de los representantes de la candidata y los candidatos previamente, pero la dirección de cámaras o el switcheo de cámaras será libre, procurando la equidad, pero con posibilidad de que el productor enfoque los materiales que muestren las reacciones de candidatos (a) aludidos , se precisa.

GUSTA A MEDIAS

Al respecto, el vicecoordinador de la campaña presidencial del PRI, Jorge Carlos Ramírez, dijo que su candidato, Enrique Peña Nieto, acepta una mayor flexibilidad para el segundo debate, pero sin micrófonos abiertos; es decir, que no exista la posibilidad de interrupciones a las exposiciones. Se manifestó en contra de que Canal 11 o Canal 22 manejen la producción, ya que sus exdirectores forman parte de la campaña del PAN.

Estamos definitivamente en contra, ya que nos consta la incivilidad de algunos de los candidatos y desconfiamos de éstos , dijo.

Jaime Cárdenas, representante del candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, dijo que están de acuerdo en el formato, pero que insistirá en que el IFE solicite cadena nacional de radio y televisión para el encuentro.

Agustín Castilla, representante de Vázquez Mota, saludó la nueva propuesta del IFE, aunque consideró que se puede enriquecer, por ejemplo, con preguntas que pueda hacer a la ciudadanía y sean transmitidas en video a los candidatos.

[email protected]