Al lograr un acuerdo de reparación con la jueza de la causa, la exalcaldesa de León, Guanajuato, Bárbara Botello fue liberada. Sin embargo, seguirá enfrentando el cargo de peculado que le imputa la Fiscalía General del Estado de Guanajuato.

“Confío y creo en la legalidad de nuestras instituciones y en que todo tomará su orden”, afirmó la también exdiputada del PRI, luego de su liberación el sábado, tras permanecer 36 horas en un centro femenil de readaptación social en Guanajuato.

La jueza de Control Cristina Rábago otorgó a Botello la medida cautelar de la libertad, luego de acreditar la residencia en Guanajuato, el bajo riesgo de fuga y, sobre todo, exhibir una garantía económica para la posible reparación del daño por 1.5 millones de pesos en perjuicio del ayuntamiento de León.

Cabe destacar que, apenas un día antes, el viernes 31 de mayo, la propia jueza Cristina Rábago Morales había dictado auto de formal prisión.

En junio del 2018, Botello Santibáñez fue inhabilitada por un periodo de cinco años para ocupar cargos públicos a nivel municipal por presuntamente malversar recursos públicos, ya que se le atribuyeron excesos, como contratar masajistas y maquillistas con cargo al ayuntamiento de León.

El 17 de octubre del 2017, la otrora Procuraduría General de Justicia de Guanajuato presentó ante la Cámara de Diputados una solicitud de juicio de desafuero contra la entonces diputada federal priista, a quien le imputó el cargo de peculado durante su gestión como alcaldesa del municipio de León.