El acceso a la información pública constituye un derecho y una conquista ciudadana que no puede tener regresiones, afirmó la comisionada presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), Blanca Lilia Ibarra Cadena.

En entrevista, aseveró que, para asegurar que la opacidad no se apropie del espacio público, es indispensable garantizar la máxima publicidad de la información.

Subrayó que el Inai tiene la misión de velar por la efectividad de los derechos que constituyen la protección de datos y el acceso a la información pública.

Además, recordó que, si bien, el derecho a saber está tutelado por las leyes mexicanas, también lo protegen los instrumentos internacionales de los cuales México forma parte.

Al preguntarle si en estos momentos existen en México amenazas de regresión, como lo expresaron el martes pasado legisladoras que participaron en su comparecencia ante el Senado de la República, contestó que lo que hay son expresiones distintas que se han dado, pero el Inai ha mantenido un dialogo permanente con los tres poderes de la unión y siempre está dispuesto a tender puentes de entendimiento, coordinación y de interlocución.

Recalcó que el acceso a la información pública es neutral y el objetivo es tener más información para tomar mejores decisiones.

La funcionaria de ese organismo constitucionalmente autónomo mencionó que la institución cumplirá su misión con firmeza, atendiendo los mandatos establecidos en la ley.

El gran reto y desafío del Inai es seguir impulsando el conocimiento y la utilidad del derecho a saber", dijo.

La comisionada destacó que uno de los principales trabajos que debe seguir haciendo ese organismo es acercarse al ciudadano común, para que no sólo sean los académicos, empresarios y periodistas los que hagan uso del derecho a saber y avanzar en el objetivo mayor que constituye transparentar la gestión pública.

Durante su comparecencia, la senadora panista Xóchitl Gálvez le planteó su preocupación sobre la reserva de información hecha por el gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador, sobre la construcción del aeropuerto de Santa Lucia, del Tren Maya y de la refinería de Dos Bocas, del fallido operativo para la captura de Ovidio Guzmán, la venta del avión presidencial, el directorio de los servidores de la nación, detalles de la cobertura petrolera, y recientemente, los contratos para las vacunas contra la Covid-19.

Sobre eso la comisionada presidente mencionó que el Inai actúa cuando hay una inconformidad en el sentido de que alguna persona haya hecho una solicitud de información respecto de determinados temas y la autoridad o bien se las ha dado incompleta  o se las ha negado o simplemente no satisface el requerimiento.

Recordó que entre los casos en que el Inai ha ordenado la entrega de información resaltan los de obras como el Tren Maya; contratos celebrados con la constructora Oceanografía; la adquisición de la empresa de agronitrogenados; datos de defunciones del subsistema epidemiológico, además de casos altamente mediáticos del pasado reciente como la Estafa Maestra, el Paso Exprés y la Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto y Odebrecht.

Es una constante que hemos mantenido, en donde el acceso a la información ha sido y tiene que ser, no una graciosa concesión, sino motivo de generar mayor acercamiento de las personas con la autoridad, remarcó.

Sobre el planteamiento hecho también por legisladores sobre qué puede hacer el Congreso para ayudar al fortalecimiento institucional del Inai, indicó que la principal característica del instituto es la autonomía en la toma de decisiones que le da la Constitución, lo cual debe mantenerse.

Luego, mencionó que es preciso actualizar el marco legal en materia de protección de datos personales. Concretamente es necesario armonizar la ley sobre datos personales en manos del sector privado con la ley de datos en manos del sector público.

diego.badillo@eleconomista.mx