El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) informó que, con corte al 14 de septiembre, en la institución se habían registrado 204 defunciones de personal de salud, de las cuales 19.1% correspondían a trabajadores que se encontraban laborando de manera activa en unidades médicas del mismo Instituto.

“De las defunciones identificadas en el personal de salud laboralmente activo dentro del Instituto, se observaron condiciones que se han identificado como factores de riesgo para el desarrollo de cuadros graves de la enfermedad, tal es el caso de la edad, la presencia de enfermedades concomitantes y el desarrollo de complicaciones durante su estancia hospitalaria, que en algunos casos podría resultar necesario definir realmente la causa básica de la defunción”, precisó el Instituto.

El ISSSTE añadió que 14.7% de los decesos se suscitaron entre personal de salud adscrito al Instituto que se encontraba resguardado por presentar factores de riesgo, como la edad mayor a 60 años o comorbilidades.

Mientras que 2.9% de las defunciones registradas corresponden a personal administrativo que no se encontraba en áreas de atención clínica con pacientes, y 3.9% en trabajadores de la salud jubilados.

“Asimismo, se identificó que el 47.1% corresponde a trabajadores de la salud de otras instituciones o dependencias que contaban con derechohabiencia al ISSSTE sin ser trabajadores directos de la Institución; el 11.3% fueron de familiares de asegurados directos que tenía una ocupación como trabajador de la salud en otro sector, y en el 0.5% se trató de trabajador no derechohabiente”, indicó el ISSSTE en una nota de prensa.

politica@eleconomista.mx