El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tuvo un impacto económico a causa de la epidemia de Covid-19 por aproximadamente 29,000 millones de pesos; de dicho monto, 13,000 millones corresponden a menores ingresos por concepto de cuotas obrero-patronales y 16,000 millones de pesos a gastos para distintos rubros, entre ellos la atención de pacientes Covid, informó su titular Zoé Robledo.

En conferencia para informar el plan para el reinicio de los servicios de salud diferidos por la contingencia sanitaria, el director general del IMSS dijo que los ingresos disminuyeron entre 12,000 y 13,000 millones de pesos debido a la caída en el empleo formal.

“Cae el empleo; las cuotas y el ingreso del Seguro Social (también)”, afirmó.

Además de que el gasto para atender a los enfermos por Covid-19 hasta diciembre próximo, ascenderá a 16,000 millones de pesos. De dicho monto, 9,000 millones de pesos se destinaron para la contratación temporal de casi 41,000 personas, sobre todo médicos y enfermeras, y el resto al Fondo Covid para hacer frente a la pandemia mediante la compra de insumos médicos y el reforzamiento de infraestructura hospitalaria, entre otros rubros.

Dejó en claro, sin embargo, que a pesar de que hay una situación complicada a partir de la caída en el ingreso y la presión del gasto por la nueva enfermedad del coronavirus, “no hay riesgo de crisis financiera en el IMSS”.

En su turno, Víctor Borja Aburto, director de Prestaciones Médicas del Instituto, informó que entre marzo pasado y la semana anterior se afectó, en promedio, 30% la atención médica de otras enfermedades a causa de la pandemia.

El plan institucional para dar continuidad a los servicios médicos en el IMSS se basa en tres ejes: seguridad de instalaciones, recuperación de áreas de trabajo y reorganización en la operación de los servicios que fueron suspendidos.

Raúl Peña, coordinador de Atención Integral en Segundo Nivel, informó que 446 Unidades de Medicina Familiar, 38 hospitales y una Unidad Médica de Alta Especialidad ya operan servicios programados que fueron diferidos, en 13 entidades.

rolando.ramos@eleconomista.mx