Dos presuntos implicados en la masacre de varios miembros de una comunidad de mormones asentada en México fueron aprehendidos en Estados Unidos, dijo el jueves un familiar de los fallecidos.

En noviembre, tres mujeres y seis niños de una cofradía mormona mexico-estadounidense fueron atacados en el norteño estado Sonora mientras viajaban hacia Estados Unidos.

El episodio, que generó indignación, llevó al presidente Donald Trump a barajar la posibilidad de designar a los cárteles mexicanos de la droga como organizaciones terroristas.

“Nos dijo que había dos detenidos en Estados Unidos”, aseguró Adrián LeBarón al salir de una reunión con el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau.

“Están investigando y eso va adelante”, agregó. “También nos dijeron que este caso es algo muy importante para el presidente Donald Trump y para toda su administración”. Reuters no pudo obtener inmediatamente un comentario de la embajada estadounidense en CDMX.

La fiscalía mexicana informó la semana pasada que siete sospechosos fueron detenidos por su relación con la masacre, entre ellos un jefe policial local.

La próxima semana, autoridades mexicanas se reunirán con el fiscal general de EU, William Barr, para revisar temas de seguridad.