Modificar el gramaje de portación permitido de mariguana, de 5 a 28 gramos, con base en las prácticas internacionales, descriminalizará el consumo, refiere un análisis de la Cámara de Diputados.

“De ser aprobada la iniciativa de reforma como la propone el Ejecutivo —fue presentada por el expresidente Enrique Peña Nieto en el Senado de la República en abril del 2016—, se atenderá parcialmente el fenómeno del uso recreativo de la mariguana, pues al descriminalizar la portación se lleva implícitamente que un consumidor no podrá ser perseguido. Sin embargo, no existen certezas para su consumo, es decir, nadie porta mariguana para no consumirla”.

De acuerdo con el documento titulado Regulación de la Mariguana en México, realizado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara Baja, el análisis dentro del Congreso podría adicionar y determinar los espacios en los cuales se pueda consumir la hierba, que puede ser en la modalidad de clubes de cannabis bajo un esquema de registro y control de cultivo, en donde se puedan establecer controles de calidad de las plantas, que garantice el libre derecho de los consumidores, así como el respeto a los derechos de las personas que no la consumen.

Para la transformación del enfoque de la política interna de drogas, cita el texto, “existe consenso en la necesidad de abordar el fenómeno desde una perspectiva de salud pública, que implica poner al alcance los métodos terapéuticos de la mariguana, acabando con la criminalización, persecución y estigmatización del consumidor (...) lo que en su conjunto permitirá la reducción de violencia ocasionada por el consumo clandestino”.

Al abordar el tema de las drogas desde la perspectiva de salud pública, se podrá atender e incluso disminuir el consumo de un alarmante 9% de menores de 14 años que han consumido mariguana, así como reducir el de más de 30% de adolescentes que inician su consumo antes de alcanzar la mayoría de edad.

[email protected]