La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un tema en el que las compañías deben incluir a sus empleados, clientes, proveedores y distribuidores, ya que es donde tiene una injerencia directa.

El actuar de las empresas es muy importante, porque les es menos complicado organizarse y pueden colaborar para fomentar la RSE, dijo Guillermo Velasco, coordinador de Proyectos del Centro Mario Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente.

Enfatizó que la responsabilidad empresarial debe ser un componente importante del negocio, de los contrario, está destinado al fracaso.

Así, las actividades que adopten se deben incorporar a cada compañía, ya que ésta no se debe percibir a sí mismas sin éste tipo de acciones, aseveró el coordinador; además, exhortó al sector a impulsar cambios legales y de política pública trabajando con instituciones académicas, además de proponer a gobiernos locales las prácticas que se han adoptado al interior para que se realicen en la localidad donde se encuentran.

Al participar en la presentación del tercer informe de responsabilidad social del Grupo Ferrero, Rosario Green Macías, académica, acotó que los consumidores optan por aquellas marcas que son socialmente responsables, motivo por el cual cada empresa debe poner atención y verificar que sus proveedores cumplan, por ejemplo, que en su producción no involucre mano de obra infantil y se respete al medio ambiente, entre otros aspectos.

Concluyó que algunas de las consecuencias de no atender los temas de RSE se convierten en castigos, como lo es la pérdida de reputación, de participación en el mercado y fidelidad del cliente.

yesme.cortes@eleconomista.mx