Integrantes de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) protestaron en la ciudad de Oaxaca y en las siete regiones de la entidad para exigir la liberación de cuatro de sus miembros apresados el pasado jueves.

Se trata de Othón Nazariega Segura; Efraín Picado Pérez; Juan Carlos Matus y Roberto Abel Jiménez, contra quienes la Policía Federal ejecuto órdenes de aprehensión el jueves pasado acusados de despojo y robo; sin embargo, el magisterio disidente considera que son presos políticos y exigen su liberación inmediata.

Los principales despliegues de la Sección 22 se reportaron en Oaxaca capital, el Istmo de Tehuantepec, Tuxtepec, Pinotepa Nacional, Juchitán, Putla y Huajuapan de León, donde realizaron mitines y bloqueos en calles y carreteras.

Desde el 29 de octubre, día de la captura y traslado de los docentes al penal del Altiplano, el líder del magisterio disidente en Oaxaca, Rubén Núñez, anunció movilizaciones en protesta por la detención de cuatro de sus integrantes, ocurriendo una de éstas afuera de las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) en el Distrito Federal.

Acusó que la detención de sus compañeros y el desalojo del plantón que docentes mantenían en las instalaciones del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) son una agresión directa en contra de los maestros, por lo que llamó a la unidad del gremio.

Un día después de los hechos, el secretario general de Gobierno, Alfonso Gómez Sandoval, aseguró que la liberación de los cuatro dirigentes de la Sección 22 no está sujeta a negociaciones. Se les acusa de delitos como toma de instalaciones estratégicas, robo, motín, daño en propiedad ajena y vandalismo, la mayoría de estos hechos ocurridos durante manifestaciones en contra de la reforma educativa.

La detención de los dirigentes sindicales fue repudiada por la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), la Sección 18 de la CNTE en Michoacán y la Sección 7 en Chiapas, quienes a pesar de la existencia de otras 26 órdenes de aprehensión, aseguraron no detendrán su lucha en contra de la reforma educativa.

En este sentido, la Sección 22 del SNTE acordó boicotear la aplicación de la Evaluación del Desempeño convocada para el 14 y 15 de noviembre, como una acción de repudio a la política del gobierno federal en contra del magisterio disidente; sin embargo, en casos como el de Michoacán, el gobierno local ya solicitó apoyo de la PF para apoyar la evaluación de maestros.

Además, aunque no precisó fecha, anunció que realizarán una caravana hacia el penal del Altiplano, donde están recluidos los cuatro líderes magisteriales.