A dos años de los sismos de septiembre de 2017, la reconstrucción de escuelas afectadas no ha concluido y avanza de forma lenta, además de que persisten inconsistencias en la información oficial de la reconstrucción de inmuebles escolares.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) refiere que el monto total programado para la reconstrucción escolar es de 20,154 millones de pesos, pero no se cuenta con información certera sobre el monto realmente ejercido.

El centro de investigación reporta que cuatro de cada 10 escuelas afectadas siguen sin ser concluidas, y en una de cada tres escuelas en reconstrucción no se reportan avances en las obras.

Las limitaciones de los datos oficiales dificultan conocer con certeza cuándo se terminará de rehabilitar a los casi 20,000 planteles dañados que atienden a cinco millones de estudiantes, sostiene.

Considera que la Secretaría de Educación Pública (SEP) necesita un sistema confiable de información, para incrementar la eficacia y transparencia en la respuesta a situaciones de emergencia.

Ante la desaparición del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) es necesario establecer las nuevas responsabilidades de coordinación en el sector educativo para la respuesta a desastres naturales.

La plataforma “Mapa de reconstrucción escolar" elaborada por el Imco y Fundación Kaluz identifica 19,139 escuelas afectadas, de las cuales 62% ha terminado de ejercer los recursos que se le asignaron.

Además, 1,048 planteles (6.0%), con una matrícula total de 404,000 alumnos, nunca han sido atendidos, y el 32% restante son escuelas cuya reconstrucción sigue en curso y atienden a 853,000 estudiantes, de las cuales no se conoce el avance de las obras en un tercio.

El Imco apunta que en dos años no ha sido posible tener un listado oficial completo ni certero que incluya todas las escuelas afectadas y que coincida en la catalogación del nivel de daño y los recursos asignados a cada una.

Considera que las discrepancias más relevantes en la información pública ocurren entre los datos de las autoridades federales y los gobiernos estatales, inconsistencias que reflejan los obstáculos para la coordinación entre los responsables.

Entre esta falta de avance y discrepancias en la información oficial, el organismo mencionó que existen 110 planteles, con una matrícula de casi 19,000 alumnos, que los gobiernos estatales reportan como dañados, pero que no están incluidos en el censo federal.

Asimismo, hay 437 inmuebles cuya catalogación de daño no coincide entre fuentes federales y estatales, y hay algunas escuelas que se reportan con más de un nivel de daño.

El Imco refiere que 65 escuelas reconstruidas por organizaciones privadas, a petición de las autoridades gubernamentales, no han sido incluidas en el listado de planteles dañados, y hay 316 millones de pesos del sector público asignados a escuelas que fueron reconstruidas por organizaciones privadas, sobre los cuales no se conoce su destino.

Por otra parte, subraya que algunos de los programas encargados de reconstruir planteles escolares reportan pocos avances: 394 de las escuelas atendidas por el componente de reconstrucción del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) reportan cero por ciento de avance de obras.

Y en 50% de los 5,411 inmuebles asignados al programa "Escuelas al Cien" no se tiene información sobre el ejercicio de los 2,318 millones que les fueron programados.