Los desencuentros entre la clase política empresarial no son un tema reciente en México, sin embargo, hoy hacen eco de un repudio creciente en amplios sectores de la sociedad contra los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y la eternización en la nómina pública vía el chapulinismo , critica el Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C. (CIDAC).

A través de un análisis de coyuntura titulado Empresarios y políticos en tiempos electorales ; el equipo de este think tank, expone que el sector empresarial no ha quedado al margen del alzamiento de voces registrado, tal que ante el proceso electoral de este año, algunas organizaciones de empresarios han decidido desempeñar un papel activo y abierto a fin de hacerse escuchar.

Es de recordar que el 16 de enero, la Confederación Patronal de la República Mexicana en el Distrito Federal (Coparmex-DF), dio a conocer la campaña No Votes por Chapulines , en referencia a diputados locales y jefes delegacionales que soliciten licencia para contender por un nuevo cargo de elección popular. También se pronunciaron por la elaboración de una lista donde aparezca la trayectoria de dichos aspirantes, poniendo énfasis en caso de existir algún antecedente vinculado con actos de corrupción.

De acuerdo con CIDAC plantea dos líneas para este propósito: el impulso al mecanismo de las candidaturas independientes y un llamado abierto a no votar por algún candidato. Este centro de análisis observa que esta estrategia ha sido cuestionada hasta por el propio presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), quien expresó que un llamado a no votar o la denostación contra algún aspirante.

Sin embargo, el Centro señala que la estrategia lanza interrogantes sobre los límites a la influencia de un sector con tal poder de difusión, subraya que los empresarios, como cualquier grupo o ciudadano individual, no están obligados a ser neutrales o permanecer pasivo.

Asimismo exhibe propia clase empresarial enfrenta problemas de credibilidad en el mensaje. Esto se evidencia al intentar presentarse separada y enfrentada a los actores políticos, en momentos en que se suman nuevos escándalos de corrupción surgidos justamente del vínculo demasiado estrecho entre algunos empresarios y funcionarios públicos del más alto nivel.

Algo queda claro: estos esfuerzos rebasan temas electorales o de construcción de ciudadanía. En el fondo, se manifiesta la disputa por el control del juego ante la falta de respuesta del sistema actual. Simple y llana defensa de intereses , concluye el trabajo de CIDAC.

[email protected]

mfh