Puebla, Pue. La iniciativa privada ve factible que cualquiera de los tres candidatos a gobernador de Puebla que gane el próximo 2 de junio, hará suya la agenda empresarial presentada, la cual tiene propuestas como impulsar una  para aumentar el consumo interno en proveeduría, la mejora regulatoria en trámites, la creación de una oficina promotora del estado para atraer inversiones extranjeras, la atención de parques industrias y mejores incentivos fiscales. 

El presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Juan Espinosa Vargas, el cual pertenece al Consejo Coordinador Empresarial (CCE), consideró que en el desarrollo económico del estado no pueden ser excluidos porque tienen una radiografía más amplia hacia donde debe transitar la entidad en los cinco años y cuatro meses que restan al sexenio. 

Comentó que cada candidato trae sus propias ideas, pero los empresarios piden ser tomados en cuenta con la agenda que se elaboró con el apoyo de las 25 cámaras y asociaciones, misma que presentaron a quienes competieron el 2018 por la gubernatura y que en esta elección extraordinaria la retoman. 

Necesidades 

Para explicar la necesidad de una oficina que atraiga inversiones, recordó que en el primer trimestre del 2019, Puebla captó 311 millones de dólares por concepto de Inversión Extranjera Directa (IED), según el reporte de la Secretaría de Economía, pero esa cifra continúa lejos del récord de 669.1 millones reportados en el cuatro trimestre del 2017. 

Comentó que hay áreas de oportunidad, pero va de la mano que las autoridades entiendan que deben ser dignificados los parques industriales, porque ninguno de los 19 existentes es atractivo para atraer más empresas sobre todo del sector automotriz, que es el principal impulsor de la economía local, encabezado por las plantas de Volkswagen y Audi asentadas, esto sin considerar los tres nuevos construidos entre 2014 y 2018. 

“Puebla debe estar entre los primeros cinco lugares en captación de capital extranjero, ya que se tiene un potencial estratégico desaprovechado para convencer a nuevos inversionistas de establecerse en el estado. Hay la conexión con el sur y centro del país por ser paso obligado para las operaciones logísticas terrestres, pero no se ha promovido por las autoridades en turno”, abundó el presidente del IMEF. 

Asimismo, dijo que los inversionistas no llegarán por su cuenta, sino se hacen invitaciones con una mejor planeación, y para abrir el mercado de oportunidades a los empresarios poblanos, se deben planear 12 misiones al año por la administración estatal, porque en otras entidades sin el mismo potencial han logrado mejores resultados en IED. 

Espinosa Vargas comentó que si la administración entrante, a partir de agosto, quiere presumir a Puebla como el lugar idóneo para instalar una empresa, antes se debe dar mantenimiento a lo que se tiene en complejos fabriles, los cuales fueron olvidados en los últimos ocho años por autoridades estatales y los municipios donde se encuentran los complejos. 

Admitió que no hay una retribución a las empresas del Impuesto Sobre Nómina (ISN) que cumplen con pagarlo por generar empleos, el cual insistirán siempre en que se destine en obras a esas zonas de fábricas. 

Otro de los puntos medulares de la agenda empresarial es reformar la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público Estatal y Municipal, para aumentar el consumo interno en favor de las empresas locales. 

“Hasta el momento se tienen desventajas de una firma del estado sobre una foránea para lograr contratos, porque a pesar de tener la posibilidad de presentar un precio superior a 2 o 3%, eso no conviene en términos de ganancia, por lo que se plantea que esa diferenciación sea mejor del 15%, lo cual ayudaría a que las proveedoras poblanas de papelería, materiales para obras públicas o de electrónicos, no castiguen sus costos”, explicó. 

Mencionó que el contendiente ganador tendrá que detallar mejor sus propuestas en proyectos con impacto social en infraestructura carretera, educación, seguridad pública y salud. 

Aun cuando la entidad recibe en presupuesto cada vez más y que para el 2019 son alrededor de 91,000 millones de pesos, no se debe fallar en su ejecución sobre todo en obras que sean con beneficios a corto plazo, además sin regateos por cuidar la austeridad que promueve el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

[email protected]