En tres enfrentamientos, que la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) calificó como emboscadas preparadas para agredir a su personal, ocurridas en la noche del sábado y madrugada en inmediaciones de Nuevo Laredo, Tamaulipas, resultaron abatidos cuatro integrantes del crimen organizado, mientras 12 infantes de marina fueron heridos gravemente y uno más perdió la vida.

La institución naval refirió que los tres hechos tuvieron una conexión.

La primera, para agredir a elementos que realizaban un patrullaje en Nuevo Laredo, donde desde varios vehículos en movimiento fueron agredidos con disparos de arma de fuego, lo que generó una respuesta de ayuda de la Base de Operaciones, que al salir en apoyo fue confrontada. Un grupo más, de otra Base, y que se uniría al operativo, fue atacado también.

Ante la excesiva fuerza combativa de los agresores, la Secretaría de Marina Armada de México indicó que tuvo que utilizar un helicóptero artillado, con la finalidad de reducir el peligro de bajas civiles y de personal naval. Tras los enfrentamientos se incautaron armas, vehículos y uniformes apócrifos de la Semar.

La Secretaría de Marina enfatizó que “dichos ataques tuvieron las características propias de una emboscada”.