El PAN se hizo del poder en Guanajuato desde 1991 con Carlos Medina Plascencia, bajo el estigma de la concertacesión —negociación política de la gubernatura con el PRI— , y desde entonces no lo suelta.

Recuperar la paz y la tranquilidad de las familias guanajuatenses es hoy con miras a los comicios de gobernador del próximo 1 de julio, la principal bandera de cuatro de los cinco contendientes al cargo, que buscan poner fin al dominio panista de poco más de un cuarto de siglo.

Cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública sobre incidencia delictiva revelan que en el primer trimestre del año Guanajuato sumó la comisión de 988 homicidios: 552 dolosos y 436 culposos.

Al cierre del 2017, los homicidios en el estado gobernado por Miguel Márquez Márquez ascendieron a 3,378, de los que 1,096 fueron catalogados como dolosos; en el 2012, cuando el panista llegó al poder, recibió un estado en el que se cometieron 771 homicidios del mismo tipo.

De enero a diciembre del año pasado se abrieron 117,857 expedientes por delitos cometidos en el estado, según denuncias presentadas; se trató de la tercera cifra más alta a nivel nacional, superada sólo por la Ciudad de México y el Estado de México, donde se cometieron 204,078 y 291,003 delitos, respectivamente.

La tasa de homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes se ubicó en 18.55, cuando la media nacional fue de 20.52; hace seis años se registraron 13.60.

Alvar Cabeza de Vaca, secretario de Seguridad Pública estatal, arguyó recientemente que según sus cálculos 90% de los homicidios dolosos del 2017 tuvieron relación con la “guerra entre bandas del crimen organizado”; es decir, que se trató de delitos del orden federal, no local.

Mientras, las autoridades federales refieren que el incremento de los asesinatos en territorio guanajuatense es resultado de la disputa entre cárteles por la venta y trasiego de droga, las locales atribuyen la violencia al robo de combustibles.

Todo es resultado de la operación de grupos criminales dedicados a ordeñar ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), declaró a principios de año Carlos Zamarripa Aguirre, procurador del estado.

En respuesta a la solicitud expresa del mandatario estatal, el gobierno federal envió tropas militares y marinas que patrullan actualmente Guanajuato de día y de noche, aunque ello no ha logrado frenar la violencia y la inseguridad.

Con base en el documento “Semáforos Electorales Estatales. Una radiografía económica”, elaborado por la organización civil “México ¿Cómo vamos?”, durante el sexenio en curso, que concluirá el 25 de septiembre, Guanajuato registró un crecimiento económico promedio anual de 5%, que lo coloca en segundo lugar, después de Puebla, estado que alcanzó 6.9%, de entre las nueve entidades federativas con elecciones de gobernador en puerta.

El número de guanajuatenses en situación de pobreza y pobreza extrema ha disminuido ligeramente durante el actual sexenio, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Pasó de 2 millones 525,800 (44.5%) el número de pobres en el 2012, a 2 millones 489,700 (42.4%) en el 2016.

El porcentaje de pobres extremos fue de 6.9 en el 2012 (391,900), y de 4.4 en el 2016 (257,600).

La Ley General de Desarrollo Social prevé que la medición de la pobreza considera indicadores como el ingreso de los hogares y las carencias sociales en materia de educación, acceso a los servicios de salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y alimentación, así como el grado de cohesión social.

Imparable, el robo de combustibles

El pasado 11 de mayo, al mediodía, tras encabezar un acto de campaña, José Remedios Aguirre, candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a presidente municipal de Apaseo El Alto, fue ejecutado a balazos en pleno centro de la alcaldía.

Zamarripa Aguirre declaró, previo al asesinato, que el móvil principal de las muertes violentas en Apaseo el Alto y Apaseo El Grande es la disputa entre grupos criminales por el trasiego y robo de hidrocarburos.

Una red de más de 600 kilómetros de ductos de Pemex cruza por ambos municipios y los de Salamanca, Irapuato, Valle de Santiago, Salvatierra, Cortazar y Villagrán, entre otros.

El problema que ocasiona el tráfico de huachicol sigue imparable en la entidad a pesar del aseguramiento de 1 millón 400,000 litros de hidrocarburos extraídos de manera ilegal de los ductos de la empresa del Estado, la detención de 250 personas y el decomiso de casi un centenar de armas de fuego y de 350 vehículos con reporte de robo que eran utilizados para transportar el combustible robado.

Entre el 2017 y lo que va del 2018, aproximadamente, medio centenar de policías estatales, municipales, ministeriales y elementos militares han sido asesinados, entre otros, en las alcaldías de San Miguel de Allende, Salvatierra, Irapuato, San José Iturbide, Apaseo El Alto, Celaya, Dolores Hidalgo, León y Comonfort.

Homicidios que engrosan los expedientes en investigación suceden a diario.

El 20 de enero del presente año, a media noche y a bordo de una camioneta, fue asesinado Javier Castañeda Vargas, director operativo de Seguridad Pública de Irapuato, por un grupo armado en la comunidad de Trinidad, municipio de Abasolo.

Cuatro días después tocó turno a Jorge Montes González, regidor de Celaya y presidente del Comité Directivo Municipal del PRI; al filo de la 1:30 de la tarde le descargaron armas largas y cortas calibres 7.62 (cuernos de chivo) y .9 milímetros.

Y al otro día, el 25, acompañado de su hijo, menor de edad, quien le acompañaba en el vehículo que conducía y recibió disparos, ejecutaron a Tadeo Lineol Alfonzo Rojas, jefe del Departamento de Seguridad Física de la refinería de Pemex-Salamanca.

Factor López Obrador

El próximo 1 de julio 4 millones 379,745 guanajuatenses podrán ejercer su derecho al voto para elegir al próximo gobernador, de entre cinco candidatos (una mujer y cuatro hombres), a 46 presidentes municipales y a 22 diputados locales de mayoría relativa; el Congreso guanajuatense se conforma de 36 legisladores, incluidos 14 de representación proporcional o plurinominales.

Las encuestas apuntan a que Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, abanderado del PAN, PRD y MC, partidos que conforman la coalición Por Guanajuato al Frente, encabeza, y de calle, al dos por uno, las preferencias electorales.

De manera sorpresiva, impulsado por la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Sheffield, quien abandonó las filas del PAN apenas estuvo seguro de que no sería candidato al cargo que ahora busca cobijado por Morena, PT y PES, a través de la coalición Juntos Haremos Historia, va en segundo lugar, coinciden los sondeos.

Gerardo Sánchez García, candidato del PRI a gobernador, se ubica en tercer sitio.

También contienden por la gubernatura María Bertha Solórzano, abanderada del Panal, y el candidato del PVEM, Felipe Camarena.

rramos@eleconomista.com.mx