El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 360 votos, 51 en contra y 20 abstenciones la minuta devuelta por la Cámara de Senadores que modifica la Constitución, para obligar al Estado a garantizar la calidad de la educación y turnó el decreto correspondiente a las legislaturas de los estados para su eventual ratificación.

Por tratarse de una enmienda constitucional, las modificaciones logradas por ambas cámaras a los artículos 3 y 73 deberán ser ratificadas por al menos 16 de los 31 congresos locales, para entrar el vigor, previa promulgación por parte del Ejecutivo federal.

Los cambios aprobados por los senadores en el ejercicio de su función revisora y que los diputados federales ratificaron el pasado viernes en sus términos, precisan: El Estado mexicano garantizará la calidad de la educación obligatoria, de manera que los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje .

Así como que la educación será de calidad con base en el mejoramiento constante y el mayor logro académico de los alumnos.

La enmienda a la fracción III del Artículo 3 constitucional precisa, además, que el Ejecutivo deberá considerar a los maestros y padres de familia en la determinación de los planes y programas de estudio de los niveles de preescolar, primaria, secundaria y normal.

Se establece también que el ingreso al servicio docente y la promoción a cargos con funciones de dirección o de supervisión de la educación básica y media superior que imparta el Estado, se llevarán a cabo mediante concursos de oposición que garanticen la idoneidad de los conocimientos y capacidades que correspondan.

De acuerdo con el decreto, la ley reglamentaria habrá de fijar los criterios, términos y condiciones de la evaluación obligatoria para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia en el servicio profesional, con pleno respeto a los derechos constitucionales de los trabajadores de la educación; asimismo, serán nulos todos los ingresos y promociones que no sean otorgados conforme a la ley.

Los cambios acordados por diputados federales y senadores están encaminados a crear el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) como un organismo público autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio al que corresponderá evaluar la calidad, el desempeño y resultados del sistema educativo nacional en la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.

Para la elección de los cinco integrantes de la Junta de Gobierno de la INEE, el Ejecutivo federal deberá presentar una terna para cada vacante y corresponderá al Senado la asignación en un plazo de 30 días naturales con una votación calificada de las dos terceras partes de los presentes.

Desde la tribuna para fundamentar el dictamen, Julio César Moreno, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, afirmó que la educación es la base del engranaje social y la herramienta con la que se alcanzan los valores y de ahí que el Estado debe proveer lo necesario para asegurar que todos los ciudadanos tengan acceso a una educación de calidad.

[email protected]