El nuevo presidente de México, Enrique Peña Nieto, debe aplicar medidas inmediatas para atender los temas más urgentes en materia de derechos humanos como abusos en el contexto de la crisis de seguridad pública, urgió la organización Amnistía Internacional a través de una carta abierta al mandatario.

Javier Zúñiga, Consejero Especial de Amnistía Internacional, manifestó que el discurso positivo hacia los derechos humanos de Peña Nieto, incluyendo el compromiso de impulsar la ley general de víctimas y reformar las leyes para perseguir las desapariciones forzadas son bienvenidos, pero no dejan de ser promesas y las buenas intenciones no son suficientes para erradicar y prevenir las violaciones de los derechos humanos .

La organización internacional destacó que, de acuerdo a sus propias investigaciones, las violaciones de derechos humanos como las desapariciones forzadas, la tortura, las detenciones arbitrarias y la falta de acceso a la justicia se volvieron rutinarias durante la anterior administración.

Como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, un muy buen primer paso del presidente Peña Nieto podría ser instruirlas para respetar los derechos humanos o asumir las consecuencias de no hacerlo , aseveró Zúñiga.

[email protected]