Hace algunos años, Miguel Ángel Mancera no era conocido entre los capitalinos; el pasado 1 de julio ganó la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal con una holgada ventaja a sus contrincantes al obtener 64% de la preferencia electoral. Ésta ha sido la votación más alta que han registrado los partidos de izquierda en la ciudad de México, ya que el actual mandatario local, Marcelo Ebrard Casaubon, logró una preferencia electoral de 46.36 por ciento. Mientras que con Andrés Manuel López Obrador el porcentaje de votación en su favor fue de 39.5 por ciento.

Pese a ese alto nivel de aceptación, el entorno nacional de inseguridad, la falta de experiencia para maniobrar con las diversas tribus al interior del PRD, el fraccionamiento del sol azteca con la salida de López Obrador, así como su corta labor dentro de la administración pública, ponen al Jefe de Gobierno electo en un escenario más complicado para llevar a cabo el encargo popular refrendado en los pasado comicios.

A diferencia de Marcelo Ebrard, quien tiene una amplia experiencia dentro del gobierno de la ciudad de México, Mancera Espinosa ha ido escalando rápidamente de puestos; sin embargo, podría ser sometido y chantajeado por las expresiones dentro del sol azteca, afirma el académico del Tecnológico de Monterrey, Virgilio Bravo.

(Mancera) Tiene un carrera dentro de la administración pública vertiginosa, escalando puestos en muy poco tiempo... Es conocedor de la ciudad como cualquier otro que sufre y la vive, pero no desde el punto de vista político ni con la larga carrera de Marcelo Ebrard. El escenario no es nada parecido, ni la situación política ni el perfil de quien va a gobernar , agregó.

Coincide con él Pablo Javier Becerra, académico del departamento de Políticas de la UAM, quien explica que Mancera llega muy virgen a la Jefatura de Gobierno y no tiene el colmillo en la política de quien ya ha hecho públicas sus aspiraciones presidenciales para el 2018, hay que recordar que Ebrard venía del primer círculo del salinismo .

Marcelo Ebrard fue alumno de Manuel Camacho Solís en El Colegio de México y desde temprana edad se convirtió en activo con el Presidente Carlos Salinas de Gortari, hasta que su maestro no fue favorecido en la designación presidencial en 1994, por lo que ambos dejaron las filas del tricolor.

Marcelo transitó por partidos políticos como el Partido Verde Ecologista de México y el Partido de Centro Democrático, incluso puso un despacho de asesoría legal y política con su amigo José Ángel Ávila Pérez, exsecretario de Gobierno del Distrito Federal.

En el 2000, Ebrard declinó en favor de Andrés Manuel López Obrador para la candidatura a Jefe de Gobierno; de ahí llegó a la policía capitalina, cargo del que fue destituido por el entonces Presidente Vicente Fox por el linchamiento de elementos de seguridad en San Juan Ixtayopan, pero nuevamente fue arropado por López Obrador, quien lo nombró Secretario de Desarrollo Social, de donde brincó a candidato de la izquierda para sustituir al tabasqueño.

Marcelo fue candidato en el 2006 a la Jefatura de Gobierno, llegaba como el delfín de López Obrador pero le creció y se le puso al tú por tú para la candidatura presidencial , comenta Becerra.

A diferencia de Ebrard Casaubon, el profesor de la UAM manifiesta que como dice la canción Mancera es un libro abierto, no sabemos mucho de él. Su carrera política estuvo un poco vinculada al tema del desafuero (de López Obrador), y de ahí el propio Andrés Manuel le agarró estimación, pero no sabemos mucho más que de algunos cargos dentro de la administración .

Malabarismos con las tribus

Ambos académicos afirman que Mancera Espinosa puede crecer pese a la lucha de poder al interior del PRD, pero todo dependerá de su habilidad para negociar con las tribus, en algún momento tuvo que darle posiciones. Marcelo lo hizo, por ejemplo, a Martí Batres, quien es lopezobradorista, lo puso en la Sedesol pero cuando se enojó, lo corrió .

Afirman que no se debe menospreciar la dosis de poder que tendrá el Jefe de Gobierno electo, ya que va a controlar el presupuesto del DF, los nombramientos de las personas que conformarán su gabinete y para el 2015, la negociación para definir la lista de candidatos a diputados locales y jefes delegacionales. El puesto que tiene le da mucho poder, pero ya dependerá de su habilidad política en qué medida y cómo lo utiliza .

Coinciden que el principal reto que enfrentará durante su mandato como Jefe de Gobierno será la seguridad pública y, no menos importante, el aspecto económico, tanto la deuda como el fomento del empleo y actividad económica.

El exprocurador capitalino ha reiterado que será hasta finales de noviembre que dará a conocer quiénes lo acompañarán durante su gestión, que comienza el próximo 5 de diciembre, será crucial el gabinete para saber cuál será su estrategia para resolver los problemas , refieren los académicos.

veronica.macias@eleconomista.mx