Los efectos de la influenza AH1N1 aún se sienten en la ciudad. El sector empresarial del DF no ha podido recuperarse de las millonarias pérdidas estimadas en 15,000 millones de pesos y los más de 100,000 empleos que se perdieron de octubre del 2008 a diciembre del 2009, estiman cámaras empresariales de la capital.

Factores como el nulo crecimiento de la economía, provoca que aún no haya condiciones para la apertura de un negocio y menos para la recuperación de los empleos perdidos, detalla a El Economista, Juan de Dios Barba Nava, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana del DF (Coparmex).

Para el comercio micro y pequeño de la ciudad, la pérdida de plazas laborales fue de 43,701 empleos entre abril y mayo del 2009, debido a que un buen número de pequeños negocios bajaron la cortina debido a la influenza, asegura José Juan Rosas Uribe, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en la ciudad de México (Canacope).

Pérdidas millonarias

La Canacope estima que para su sector -micro y pequeños negocios- las pérdidas ascendieron a 12,645 millones, precisa su Presidente. El 28 de abril del 2009, el gobierno capitalino decretó el cierre de 35,000 restaurantes, la medida duró una semana hasta el 5 de mayo.

A un año, esta estrategia para evitar la propagación del virus sigue pareciendo exagerada, pues se estimó que las pérdidas de los empresarios capitalinos ascendían a 1,500 millones de pesos diarios, lo que dio el tiro de gracia a muchos establecimientos, mientras que otros aún sienten sus efectos.

Hay medidas que son básicas, importantísimas, pero nunca hay que perder de vista la actividad económica. En retrospectiva, obviamente las medidas, aunque en protección de la ciudadanía, pasaron por alto aspectos económicos que otros países, que también tuvieron esta misma circunstancia, no lo implementaron como nosotros y el impacto fue muy negativo , asegura Braulio Cárdenas, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac).

Cárdenas afirma que durante el primer trimestre del año el crecimiento en el sector restaurantero ha sido muy marginal, a penas de 5 o 6% con respecto al mismo periodo del 2009 que ya estaba retraído. Además de que hay una sobreoferta y lo cual hace que el sector no sea atractivo para la inversión en este momento.

A pesar de que se han creado 55,000 nuevas plazas en la capital -de acuerdo con la CoparmexDF- no son suficientes para recuperar las plazas perdidas, incluso, Barba Nava advierte: Estamos quedando a deber además las fuentes de empleo necesarias para los jóvenes que están saliendo de las universidades .

El sector hotelero en el centro de la capital mantiene aún una baja de 26% en sus operaciones.

Los que perdieron y los mejor posicionados

Juan de Dios Barba, presidente de la Coparmex local, detalla que los sectores más afectados por la crisis sanitaria fueron el industrial y turístico.

A la fecha, el DF no ha logrado recuperar el flujo de 244,000 paseantes o visitantes de negocios que tenía antes de la epidemia y que en mayo del 2009 fue tan sólo de 55,000, de acuerdo con empresarios del ramo.

También aquellos relacionados con bienes de capital, venta y mantenimiento de maquinaria, y ropa, electrónicos, electrodomésticos, los cuales registran una caída de 15% por debajo del nivel que tenían a mediados del 2008.

Mientras que los rubros que han tenido mejor comportamiento, explica el titular de la Cámara, son los sectores farmacéutico, de alimentos y servicios de salud, que son servicios indispensables para la población. Las familias están dirigiendo su gasto a las cosas que son esenciales , afirma Barba Nava.

lpadilla@eleconomista.com.mx