En materia de acceso a la información pública, en México tenemos una situación muy complicada: el problema no es que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no quiera que se transparente lo que hace la administración pública, sino que simplemente, como él dice, "él tiene otros datos", plantea Patricia Kurczyn Villalobos.

En entrevista, la hoy excomisionada del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) —que dejó el cargo el 31 de marzo pasado— consideró que el jefe del Ejecutivo federal debe pensar que la transparencia y la rendición de cuentas tiene que hacerse de otra manera.

Sin embargo, "el problema está en que no se está dando el cumplimiento total a lo que las leyes disponen".

Al otro lado de la línea telefónica menciona que, en estos momentos, hemos estado viendo algunas limitaciones en donde no queda claro si se piensa que los órganos de transparencia están siendo ocupados por comisionados que tienen una idea diferente que las personas que están en el gobierno o si hay desconfianza en que no funcionan adecuadamente o que piensen que debe haber otros sistemas de cómo vigilar la rendición de cuentas.

De cualquier manera, advierte, es un momento peligroso para el tema de la transparencia.

Para Kurczyn Villalobos, doctora en Derecho, debe tenerse presente que desde el 31 de marzo pasado el Inai ha quedado sin dos comisionados en su pleno (también cumplió su periodo el comisionado Joel Salas) y, debido a la emergencia sanitaria, se irá a un periodo muy largo la selección de los nuevos comisionados.

Expuso que, en ese proceso, más que tomar en cuenta cuestiones partidistas, lo que debe priorizarse es quienes son los perfiles necesarios para esos cargos. Particularmente que tengan las aptitudes para demostrar que la transparencia es necesaria, que no es un enemigo y que junto con la rendición de cuentas son elementos básicos para poder acabar con la corrupción.

Subraya que los órganos garantes no son los encargados de acabar con la corrupción, sino el instrumento. No sólo el Inai, sino otras instituciones como la Secretaría de la Función Pública y la Fiscalía General de la República.

La autonomía de órganos autónomos está siendo limitada

Por otra parte Kurczyn Villalobos destaca que, colocando al margen las acciones del gobierno para hacer frente a la pandemia generada por el Covid-19, hay un avance muy importante desde el momento que tenemos un Sistema Nacional de Transparencia. No obstante, la autonomía de los órganos de transparencia está siendo limitada. "En lugar de encontrar que hay un método para coadyuvar en el cuidado de las buenas prácticas algunos gobernantes lo están viendo como si fuera un tema de persecución".

Desde su perspectiva, en México ha costado mucho para llegar a la constitucionalización y llegar a la época de la transparencia de los asuntos públicos.

Destaca que al inicio de este año, el Inai tropezó con una reducción en su presupuesto y seguramente el año siguiente también tendrá uno limitado, lo cual obligará a los comisionados a ser más imaginativos para cumplir con las metas.

Luego habla de los pendientes. Uno de los principales temas pendientes es establecer el Sistema Civil de Carrera con el fin de que su personal pueda contar con la profesionalización, capacitación, continuidad y las curvas de aprendizaje, que suelen ser muy costosas, se disminuyan al máximo.

También señala que se debe hacer un análisis exhaustivo de los formatos mediante los cual los sujetos están obligados a dar respuesta a las solicitudes de acceso a la información.

El objetivo, dice, debe ser simplificarlo y hacer más sencillo responder y entregar las solicitudes de transparencia que requieren los solicitantes.

Con la pandemia, el gobierno debe informar proactivamente

La excomisionada del Inai destaca que todas las instituciones involucradas en la tarea de hacerle frente a la pandemia del Covid-19, deben ofrecer información proactiva, sin que esperen a que se les pregunte.

En estos momentos, consideró, hay una cantidad importante de preguntas sobre la salud que no han sido contestadas. "La gente no sabe si se están comprando ventiladores. La gente no sabe si están instalando hospitales para poder apoyar a las personas que se contagien".

Además, añade, "tenemos una enorme cantidad de información falsa en torno a esas interrogantes".

Ante esa situación, es necesario que la autoridad genere credibilidad y que las instituciones oficiales digan exactamente lo que está pasando.

Al preguntarle qué es lo que explica que se hayan presentado ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación al menos 12 controversias constitucionales contra resoluciones del Inai, promovidas por organismos constitucionalmente autónomos, dice que se trata de intereses válidos sobre cierta información.

Sin embargo, menciona que la información se debe hacer pública cuando esta no ponga en riesgo ni a la sociedad mexicana, ni al gobierno mexicano.

"Las únicas razones por las que debemos guardar información es cuando se pueden crear problemas diplomáticos, cuando se puede crear un riesgo político importante de seguridad nacional y cuando hay problemas de seguridad pública", concluye Patricia Kurczyn Villalobos.

[email protected]