Con la iniciativa de incrementar de 11 a 16 el número de ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), de ninguna manera se pretende tener el control de un poder sobre otro, en este caso, del Ejecutivo sobre el Judicial, aseveró el senador Eduardo Ramírez Aguilar.

El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado de la República, a donde fue turnada la iniciativa sobre el particular que envió el senador Ricardo Monreal, consideró que esa intención de reformar la Constitución es “socialmente correcta”, porque el tema de la corrupción es un tema que duele y lastima demasiado a los ciudadanos.

Consideramos que es una propuesta que se va a valorar (…) yo creo que es una iniciativa que tendrá que estudiar la Comisión de Justicia en la Comisión de Puntos Constitucionales y valorar los pros y los contras.

Dijo que se espera que haya un debate amplio, sobre todo porque plantea abrir una sala especializada en delitos de corrupción, lo cual es un asunto importante en esta etapa de la vida pública que se vive en la nación.

En su opinión, los pros de esta propuesta es que se trata de un planteamiento que la ciudadanía aplaude, pero habrá que valorar las opiniones de los partidos de oposición.

El senador de Morena indicó que espera que haya sensatez por parte de los legisladores al construir el dictamen respectivo y, para ello, debe tomarse en cuenta que se han hecho reformas a los artículos 19 y 22 constitucionales y adecuaciones al marco jurídico para tratar los asuntos relacionados la corrupción, por ejemplo, en materia de extinción de dominio y prisión preventiva.

Por ello, opinó que es importante abonar en una sala que conozca concretamente los casos de corrupción. En ese sentido, se le preguntó que pasaría con el Sistema Nacional Anticorrupción que todavía se encuentra en etapa de construcción y que, se supone, aglutina los esfuerzos institucionales del Estado para combatir la corrupción, a lo que contestó: “Estaríamos hablando de una profunda reforma constitucional, que será uno de los temas de debate en los próximos días”.

Al preguntarle si el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene la necesidad de tener una corte afín contestó: “De ninguna manera, si se revisa la agenda legislativa de los últimos años es posible observar que el tema sobre el cual se han aprobado reformas constantemente ha sido el relacionado con el combate a la corrupción. Ahora, yo considero viable que haya una sala que conozca bien el tema, pero es un tema que podemos debatir para no mandar una mala señal”.