En la Oficina de la Presidencia de la República no tienen documento alguno que justifique el “Plan Nacional Contra el Robo de Hidrocarburos” ni uno en el que se planteen objetivos y metas específicas sobre la implementación de esta política pública.

A través de un oficio, obtenido vía Transparencia, la Coordinación de Asesores del Presidente, la Jefatura de la Oficina de la Presidencia y la Subjefatura de la Oficina de la Presidencia declararon inexistente el documento que justificara las acciones anunciadas por el titular del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, el 27 de diciembre de 2018.

“En los archivos físicos y electrónicos de dichas áreas administrativas [...] no se localizó documento alguno que conste la misma, razón por la cual declararon la inexistencia de la información requerida”, esgrimieron en el oficio 0210000017019. Argumento que fue confirmado por el Comité de Transparencia de ese sujeto obligado.

Y precisaron que “el hecho de que el Presidente de la República comunique a la sociedad, a través de conferencias de prensa, comunicados de prensa o mensajes públicos, temas de diferentes materias de interés público, no conlleva a establecer la obligación por parte de la Oficina de la Presidencia a poseer el soporte documental respectivo”.

En el mismo documento sugirieron que Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía (SENER) pudieran contar con la información.

Un plan estratégico, necesario y urgente: López Obrador

Como cada mañana, entre semana, la del 27 de diciembre de 2018, en el salón Tesorería en Palacio Nacional, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se encontró con los representantes de los medios de comunicación. Arropado por una gabardina negra y secundado por algunos funcionarios de Estado, el mandatario presentó el “plan conjunto del gobierno de la República para combatir el robo de hidrocarburos en Pemex”.

Apenas tres días antes, había ocurrido el primer hecho insólito y retador para su administración: la muerte de la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y el líder del PAN en la Cámara Alta, el senador Rafael Moreno Valle, tras la caída del helicóptero en el que viajaban a la Ciudad de México.

Sin embargo, el presidente cambió el tema de la conversación pública a un plan que calificó como estratégico, necesario y urgente, argumentando que existía una fuga de los bienes de la nación a través del robo de hidrocarburos.

Aseguró que el robo de combustibles representaba “una pérdida para Pemex del orden de 60 mil millones de pesos”. Y que en 2017 se robaban a diario 600 pipas, con 15 mil litros cada una. El presidente precisó que eso representaba 200 millones de pesos diarios que no ingresaban a la Federación.

Luego de la presentación del director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, el mandatario tomó el micrófono y soltó una hipótesis: Hay la hipótesis: “de todo el robo, solo el 20 por ciento se da con la ordeña de ductos, que es una especie de pantalla, que la mayor parte tiene que ver con un plan que se opera con la complicidad de autoridades y con una red de distribución”. El resto del atraco se daba en pipas. 600 al día, según sus números. Sin embargo, no dio nombres ni las direcciones implicadas en este presunto acto de corrupción.

Las cifras presentadas por el presidente de México no tienen respaldo documental, debido a que, como se precisó en el oficio 0210000017019, no existe la obligación por parte de la Oficina de la Presidencia a poseer el soporte documental en sus comunicaciones durante las conferencias matutinas.

La Sener se “lava las manos”

Aquella mañana del 27 de diciembre, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, estuvo ausente en la comparecencia matutina en Palacio Nacional. Pese a que con la implementación del plan para el combate del combustible se comprometía una de las funciones de la secretaría que dirige, como lo es fijar la planeación energética del país bajo los criterios de salvaguardar la soberanía y la seguridad energéticas y el mejoramiento de la productividad energética.

Al cuestionar a dicha entidad sobre la justificación del plan de combate contra el robo de combustible y sus objetivos, la Secretaría de Energía, a través del Oficio 532.-DGP.090/19, aseguró que la Dirección General de Petrolíferos “no tiene ninguna atribución relacionada con el robo de combustible”. Pese a que la SENER también tiene como obligación la coordinación de la política energética de México, que incluye la vigilancia del suministro de los combustibles en territorio nacional, como lo dispone el Artículo 33, fracción XXV, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

En el documento se puede leer que en el plan participan la secretaría de Gobernación, la Secretaría de Defensa Nacional, la secretaría de Marina, la secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la secretaría de Hacienda y Crédito Público, la secretaría de Energía, la secretaría de la Función Pública, la secretaría del Trabajo y Previsión Social, la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, PEMEX, la secretaría de Economía, la secretaría de Bienestar, la Unidad de Inteligencia Financiera, el Servicio de Administración Tributaria, la Procuraduría del Consumidor y la Fiscalía General de la República.

PEMEX no cuenta con documentos que proyecten objetivos en el combate al huachicol

El director de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero Oropeza, fue uno de los protagonistas del anuncio del plan aquella mañana –y en otras comparecencias en Palacio Nacional–.

Romero Oropeza presentó diversas láminas que incluían gráficas del robo de combustible en periodos que iban de 2016 a 2018. “El promedio diario en el año 2016 fue de 26 mil barriles aproximadamente. En el 2017, arriba de 43 mil barriles diarios. Y para este año ya ronda el orden de los 58 mil 200 barriles diarios”. Y se concedió el permiso de adelantar conclusiones en la implementación del Plan Conjunto del Gobierno de la República para Combatir el Robo de Hidrocarburos en Pemex: “la intervención que se hizo al sistema de monitoreo y control aparentemente está dando resultados”.

No obstante, cuando se le preguntó a Pemex por los documentos que justificaran el plan, así como los objetivos planteados, a través del mecanismo de transparencia, declararon inexistente la información.

La Subdirección de Salvaguardias Estratégicas de Pemex respondió que “no se cuenta con ningún documento al respecto, que pueda satisfacer el presente requerimiento de información total o parcial, a nivel de detalle específico, ni existe obligación alguna por mandato de ley de contar con un documento conforme a la petición realizada, o bien algún documento que reuniera las características particulares de lo que se está requiriendo en ésta Dirección Jurídica” (sic). Por lo que, vía transparencia, se notificó la inexistencia de algún documento que justifique la estrategia contra el robo de hidrocarburos y las metas.

Sin embargo, se permitieron transcribir una nota periodística publicada en el portal de Forbes, que tuvo como fuente la Agencia Notimex, en la que se tiene como titular “Estrategia contra robo de combustible permite ahorrar 2,500 mdp: AMLO”.

Un porcentaje bajo de detenidos es sentenciado por robo de combustibles

La Coordinación de Planeación, Desarrollo e Innovación Institucional (COPLADII) es la instancia encargada de llevar la estadística de los procesos penales de la Fiscalía General de la República (FGR). Este órgano respondió a una petición de información, que tiene registro de 26 mil 314 averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas de 2006 a 2018. Los años 2017 y 2018 concentran el 43% de éstas, con 11,550 carpetas.

En esos mismos años se detuvieron a 203 presuntos responsables del delito de robo de combustible, de los que solo 59 fueron sentenciados; apenas el 29%.

Por su parte, la Unidad Especializada en Investigación de Asalto y Robo de Vehículos, adscrita a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) tiene registradas 281 carpetas de investigación iniciadas por el delito de robo de combustible a Pemex del 2016 al 2018. A través de un documento, informó que se han detenido 437 personas en el mismo periodo, de las cuales solo 65 les han notificado su sentencia; es decir solo el 14.8%.

Esta Unidad no tiene registros previos debido a que su registro comenzó el 2016, con la publicación del Código Nacional de Procedimientos Penales.

El Plan Nacional Contra el Robo de Hidrocarburos y el Plan Conjunto de Atención a las Instalaciones Energéticas de Pemex consiste en:

  • El despliegue de fuerzas armadas, terrestres y aéreas
  • Control financiero
  • Cierre de ductos cuando sea necesario
  • Distribución de combustibles en medios de transporte alternos
  • Cancelación de estaciones de servicio en caso de existir inconsistencias volumétricas
  • La implementación de 8 programas sociales para 91 municipios cercanos a ductos, con el beneficio de un millón 648 mil personas