Luego de asegurar que el gobierno de Guanajuato es un desastre en el que predomina falta de seguridad pública, malos servicios de salud, corrupción y empleos mal pagados, el candidato del PRI a la gubernatura del estado, Gerardo Sánchez García, aseveró que el ganador de la contienda no está definido, pues su candidatura va creciendo y esto no se acaba, hasta que se acaba.

En entrevista, el también senador con licencia señaló que en sus recorridos por el estado, los guanajuatenses le expresan hartazgo y enojo con los resultados de los 27 años de gobiernos panistas, por lo que están dispuestos a optar por un cambio.

La gente lo que quiere, sin importar la membresía, es un cambio, una alternancia política, quiere un cambio de actitud, quiere un gobierno diferente y en ese sentido estamos recorriendo todos los caminos de Guanajuato y vemos que nos reciben verdaderamente con la ilusión de que podamos resolver los problemas.

El abanderado priista afirmó que, a un mes de iniciada la etapa de proselitismo, su campaña ha ido creciendo en la preferencia de los guanajuatenses y, si bien hoy no encabeza las encuestas, confía en acortar distancia.

“Vamos creciendo, traíamos una diferencia de 14 puntos, pero hoy se va aminorando esa distancia y por supuesto que le estamos echando todas las ganas”.

Mencionó que, en Guanajuato, donde el PAN presume que arrolla a todos los partidos políticos, se está dando una elección de estado, donde el gobernador saliente Miguel Márquez Márquez no duda en repartir a diestra y siniestra recursos públicos para comprar votos que le permitan a su carta fuerte, Diego Sinhué, ganar el próximo 1 de julio.

Ofrece recuperar la tranquilidad

El candidato priista señaló que en caso de ganar la contienda su gobierno trabajará contra la pobreza y marginación que afecta a algunos sectores de Guanajuato, pero sobre todo, dijo, para recuperar la paz y tranquilidad de las familias que se han visto afectadas por la violencia y la inseguridad.

Asimismo, expuso que buscará combatir la impunidad y corrupción, garantizar mejores servicios de salud, impulsar a las pequeñas y medianas empresas, generar condiciones para crear más y mejores fuentes de empleo y potencializar el desarrollo económico de todas las regiones del estado.