La posibilidad de que se ejecute fraude electoral no se puede descartar, por ello la coalición Juntos Haremos Historia ha tomado varias medidas para cuidar el voto que se emita a favor de su abanderado presidencial, Andrés Manuel López Obrador, entre las que destacan garantizar que prácticamente 100% de las casillas estará cuidado por simpatizantes y voluntarios de Morena, PT y PES, así como identificar focos rojos para el día de la jornada electoral y hacer un llamado a los ciudadanos para que no vendan su voto, adelantó Jaime Cárdenas Gracia.

En entrevista el investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y miembro del Consejo Asesor Electoral del candidato Andrés Manuel López Obrador manifestó que hoy le preocupa más que el Frente por México integrado por PAN,PRD y Movimiento Ciudadano les haga fraude que el PRI.

“Los priistas por ejemplo acatan la conducta, las instrucciones del presidente y si ellos ven que el presidente mantiene una postura mesurada, moderada, pues eso se replica también en los gobernadores y se replica en los alcaldes. Nos preocupa más el PAN, sobre todo estados como Puebla o Veracruz”.

El también exconsejero del entonces Instituto Federal Electoral dijo que si bien es fácil hablar de su posición, piden a los ciudadanos que no vendan su voto y salgan a votar con libertad, porque como diría un amigo, dijo, “cada quien es dueño de su hambre”.

 

—¿Cómo se ha preparado la coalición Juntos Haremos Historia para defender el voto el próximo 1 de julio?

—Son varias medidas las que estamos tomando, una muy importante es cubrir las casillas del país con representantes, otra es una postura no solamente reactiva. Por ejemplo en 2006 o en 2012 nos dedicamos a contestar quejas, denuncias, y ahora estamos en una postura más activa, reportando las denuncias, las quejas, el domingo por ejemplo presentamos nuevas denuncias por las llamadas telefónicas que reciben muchos ciudadanos, ya habíamos presentado algunas pero se sumaron más denuncias. Estamos teniendo esa actitud más activa, además de la parte organizacional de tener representantes de casilla, y también estamos atendiendo la compra del voto sobre todo en casilla rural y el tema del condicionamiento de programas sociales con fines electorales.

 

—¿Tendrán cubierto 100% de las casillas el próximo 1 de julio?

—Sí, la estrategia esta vez será diferente y el resultado también porque Andrés Manuel dividió el territorio en circunscripciones y a políticos experimentados como Ricardo Monreal, Julio Scherer, Marcelo Ebrard les encargó una circunscripción, eso está dando buen resultado y está funcionando muy bien.

En esta ocasión a diferencia de 2006 o 2012 sí tendremos una cantidad aproximada a 100% de representantes de casilla.

 

—¿Esta cobertura es por la organización que han realizado o porque le suman los partidos con los que van en coalición?

—Son varias razones, una es el apoyo que recibimos de los partidos coaligados, del PT y Encuentro Social, por otra parte la experiencia política de cuadros como Marcelo, Monreal y por otro lado la efervescencia del periodo electoral donde los ciudadanos en su mayoría son conscientes del triunfo de Andrés Manuel y manifiestan su deseo de apoyarnos para defender el voto en las casillas.

La pretensión de la coalición es cubrir 100% de las más de 150,000 casillas que habrá, pensamos que tendremos un representante al menos en cada casilla instalada.

Por ejemplo la semana pasada visité Puebla y ahí ya tenemos los representantes de las más de 7,500 casillas  y en cada estado de la República está ocurriendo lo mismo. Los ciudadanos dicen dónde me apunto,  yo quiero estar en la defensa del voto en una representación de casilla, es una actitud que observamos en gran parte de la República mexicana.

 

—¿A 12 días de que se realice la elección, cuáles son los focos rojos que tienen identificados?

—Los focos rojos se centran en dos lugares: en las zonas rurales del país y muy pobres del país, donde ahí hay mayor susceptibilidad de la compra del voto e históricamente los resultados electorales de los últimos años demuestran que en esas casillas el PRI suele obtener mayor votación por la compra del voto o el partido gobernante.

El otro asunto que nos preocupa es el de la inseguridad  por la presencia del crimen organizado en algunas zonas del país en donde pueden violentar los paquetes electorales, quemar casillas, en fin pues tenemos que solicitarles a las autoridades en general una mayor vigilancia de las casillas en zonas donde el crimen organizado tiene presencia.

 

—¿Qué les dicen a los ciudadanos que por la condición de pobreza, por ejemplo, se ven en la necesidad de vender su voto?

—Es muy fácil hablar de la comodidad de alguien como yo de la clase media, profesor de la universidad etcétera, pero yo le diría que hagan un esfuerzo y votar con libertad implicará o tendrá efectos en sus vidas, en donde ya no tendrán que vender su voto, como dice un amigo mío: cada quien es dueño de su hambre.  Yo sé que es algo muy delicado, existen muchas necesidades pero a esas personas les diría: si es posible, traten de no entregar la credencial, busquen la manera de votar por el partido por el candidato que deseen y no entregar su voto por hambre.

 

—¿Si ven irregularidades, hacen un llamado a denunciarlas?

—Sí, claro, por supuesto, cualquier hecho o irregularidad ilícita denunciarlo ante nosotros o ante las autoridades electorales, ante la Fepade por ejemplo, o en las  vocalías del INE en toda la República, tratar de subir por ejemplo videos, fotografías a la red o georeferenciarlas, esos videos y esas fotografías las denuncias.

 

—A poco más de una semana de la elección, ¿confían en las autoridades, están seguros de que no se pudiera cometer un fraude electoral?

—Nosotros tenemos ya más confianza,  por ejemplo, teníamos algunas dudas respecto al periodo electoral porque había una mayoría de cuatro magistrados muy cercanos al PRI, pero esa conformación de fuerzas en el Tribunal Electoral en la Sala Superior se modificó y hay cuatro magistrados en este momento que ya no están con el PRI, entonces eso nos da alguna confianza.

Por otro lado, en el Instituto Electoral Morena no propuso ningún consejero electoral. Hemos hablado con algunos consejeros, con el propio presidente del INE, Lorenzo Córdova, ellos tratan de hacer su trabajo de alguna manera profesional. Nosotros creemos que aunque no hayamos tenido influencia en la designación o en el nombramiento de ningún consejero electoral del país, harán bien su trabajo, pues de lo contrario esto representaría un desprestigio personal o  en su credibilidad, por lo que confiamos que harán un trabajo más creíble, otra cosa son los órganos electorales estatales, ésos sí suelen estar  controlados por los gobernadores pero estaremos muy vigilantes supervisando lo que hacen los órganos electorales en los estados.

 

—En México siempre ronda el  fantasma del fraude, ¿tienen confianza en las autoridades y descartarían el fraude o les genera preocupación?

—No, desde luego es una variable que no se puede descartar, la variable del fraude electoral siempre está ahí pero pienso que en esta ocasión las condiciones van a ser muy diferentes a 2006 y a 2012. Creo que en el caso del presidente de la República, Enrique  Peña Nieto, él no desea intervenir en el proceso porque su nivel de prestigio, de reconocimiento social es tan bajo que intervenir en el proceso electoral de una manera ilegal desde luego lo pondría en una situación de desprestigio total no solamente en este momento sino ante la historia.

Yo creo que los priistas por ejemplo acatan la conducta, las instrucciones del presidente, y si ellos ven que el presidente mantiene una postura mesurada, moderada, pues eso se replica también en los gobernadores  y se replica en los alcaldes.

Nos preocupa más el PAN, sobre todo estados como Puebla o Veracruz, en Puebla existe el cacicazgo de (Rafael) Moreno Valle y en el caso de Veracruz Miguel Ángel Yunes es un operador electoral formidable, que hará todo lo posible para que su hijo gane el resultado electoral, gane las elecciones.

 Nos están preocupando esos  casos de fraude electoral en estados como Puebla, Veracruz, en donde por distintas razones en el caso de estos dos estados, por razones familiares en Veracruz, el hijo; en Puebla compite la esposa de un exgobernador del Frente,  entonces son estados en los que tenemos mucha tensión y mucho cuidado porque aquí se pueden realizar operativos electorales en contra de los principios de libertad y equidad de sufragio.

 

—Para despejar dudas de quienes dicen que hay un pacto entre PRI y Morena, ¿este hecho de que el presidente parece que no está interviniendo es quizá por un tema de conciencia y no tanto porque exista un pacto entre PRI y Morena?

—No hay ningún pacto, yo que sepa no hay ningún pacto, no conozco de ningún pacto entre PRI y Morena. Es él el que ha reflexionado y dice “en este momento no tengo más de 20% de aprobación de mi gestión presidencial, si yo intervengo ilegalmente en el proceso electoral pues voy a pasar a la historia como uno de los peores presidentes de México”, yo creo que a nadie le interesa pasar a la historia como un presidente antidemocrático, autoritario.

Ese tipo de cuestiones pesan en el ánimo de Peña Nieto y no es que exista un pacto, él tiene que mirar por su sobrevivencia política después de las elecciones.

 

—En el aspecto legal, ¿cuántos abogados conforman el equipo de la coalición por si esta elección se va a tribunales?

—Es un gran número de abogados, en algunos estados seguramente se litigarán las elecciones de nivel alcaldía, estatal, así como  senadurías, y diputaciones.

En el caso de la elección presidencial difícilmente tendrán argumentos el Frente y Anaya, y la coalición del PRI, para impugnar la elección presidencial, porque la diferencia y los resultados electorales serán mayúsculos.

 

[email protected]