El costo de los daños asegurados por los dos sismos de septiembre del 2017 podría estar “sobrestimado”, indicó Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En reunión con medios, el directivo informó que tienen registro de 79,924 siniestros, los cuales tienen un costo estimado de 32,535 millones de pesos.

Sin embargo, explicó que el monto podría estar sobrestimado debido a la rapidez con la cual las diferentes compañías de seguros hicieron sus cálculos, por lo que estiman que la cifra pueda oscilar entre los 29,000 y 30,000 millones de pesos.

Hasta el corte de junio, informó, las aseguradoras han pagado 23,062 millones de pesos de indemnización por un total de 67,239 siniestros registrados. En el caso de los seguros de vida, gastos médicos y gastos funerarios, se han pagado todas las solicitudes, mientras que en autos llevan el 99% y, en el seguro de daños, 71.18% de avance.

 

Explicó que en el rubro de daños, el retraso del pago ha sido en inmuebles de gobierno, ello por la revisión que hace el propio gobierno antes, además del cambio de administración, lo cual puede retrasar el cálculo de los montos concretos a pagar.

Respecto a si hubo un avance en la contratación de seguros, sobre todo en el ramo de daños, Recaredo Arias refirió que en los meses que le siguieron a los sismos sí se presentó un ligero crecimiento; no obstante, la euforia duró poco y hoy en día el crecimiento de este seguro está estancado.

“(Los sismos) nos dejan una gran lección, de que hay algo que tenemos que hacer mejor y en que tenemos que pensar en soluciones diferentes (…) definitivamente algo tiene que ver con el comportamiento de las personas”, declaró.

Por lo anterior, aseveró es importante realizar un mayor trabajo de educación y sobre administración de riesgos, además de promover la contratación de estas coberturas y realizar estudios de economía del comportamiento para conocer el por qué los mexicanos contratan o no una póliza.

[email protected]

kg