En estos cuatro días, alcaldías de la Ciudad de México y municipios del Estado de México sufrirán cortes en el servicio de agua por el mantenimiento de la planta potabilizadora de Agua Los Berros del sistema Cutzamala. Las medidas de acondicionamiento de Los Berros son la solución de sólo una de las aristas del problema de agua en el Valle de México: fugas, sobreexplotación, degradación de mantos y contaminación del agua para uso humano.

24% del agua potable del Valle de México proviene del Sistema de Cutzamala y beneficia a 13 alcaldías de la Ciudad de México y 14 municipios del Estado de México, según el diagnóstico integral del Sistema de Cutzamala realizado por el Banco Mundial en 2015. El otro 71% proviene de aguas subterráneas, 2% del Sistema de Río Lerma y 2.25% del Río Magdalena, de acuerdo con la revista de cultura científica Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Sin embargo, 36% del agua que abastece al Valle de México se pierde por fugas en las redes de distribución, dijo Manuel Perló Cohen, miembro del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

La cifra proporcionada por el investigador es muy cercana al 34% calculado por el Banco Mundial en su diagnóstico integral de Cutzamala. De acuerdo con dicho estudio 56% de las fugas en el Valle de México ingresan directamente al drenaje sin uso previo. Como resultado, el drenaje transporta aguas negras y aguas provenientes de fugas.

Disponibilidad de agua

El acceso al agua por habitante en el Valle de México es cada vez menor. De acuerdo con los datos de Comisión Nacional del Agua, de 2015, cada habitante tendrá disponible anualmente 148 metros cúbicos de agua. En 2030, la Comisión estima que la disponibilidad será de 136 metros cúbicos. Es decir, una disminución de 8.10 por ciento.

A partir de datos de Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), el colectivo Dátil estimó que en 1975 la cantidad de agua en el Valle de México disponible anualmente por persona era de 425 metros cuadrados y en 2000, de 191 metros cuadrados.

Sobreexplotación de acuíferos

La falta de agua para el consumo diario ha ocasionado la sobreexplotación de los acuíferos, según la revista de la Facultad de Ciencias. La extracción de agua es casi el doble del agua que se infiltra. Cada año, 1,300 millones de metros cúbicos de agua son extraídos, pero únicamente 700 millones son recargados. 

Los acuíferos de Cuautitlán-Pachuca, Texcoco, Chalco-Amecameca y de la zona metropolitana de la Ciudad de México están sobreexplotados, de acuerdo con el diagnóstico integral de Cutzamala realizado por el Banco Mundial.

La sobreexplotación de los acuíferos subterráneos ha sido uno de de los factores del hundimiento anual de la Ciudad de México, de 10 y 18 centímetros al año, dependiendo la zona. 

Deterioro del Sistema Cutzamala

El sistema de Cutzamala es un conjunto de subcuencas, presas, canales, tramos de río, acueductos, plantas de bombeo, planta potabilizadora y tanques construido en 1982 para almacenar, potabilizar y distribuir el agua a la población e industria del Estado de México y Ciudad de México. El sistema está formado por siete presas, seis estaciones de bombeo y una planta potabilizadora Los Berros.

El agua de las presas de Cutzamala se ha visto gravemente deteriorado por la deforestación, crecimiento de la agricultura sin prácticas adecuadas para la conservación del suelo y agua. Como resultado, de acuerdo con el Banco Mundial, 95% de las subcuencuas del sistema de Cutzamala cuenta con algún tipo de degradación. La erosión y contaminación del agua alteran la cantidad y calidad del agua captada.

La población que vive en las subcuencas ha aumentado hasta 2015 a más de 730,000 habitantes, quienes se encuentran en condiciones de marginación y pobreza y sin acceso a sistemas eficaces de tratamiento de aguas residuales, lo cual afecta la salud de la población local.

El desgaste de la potabilizadora Los Berros 

Desde la potabilizadora, ubicada entre Valle de Bravo y Villa Victoria en el Estado de México se distribuye el agua al Valle de México a través de sistema de bombeo. La planta cuenta con un sistema de sedimentación, filtración y desinfección del agua.

El estudio del Banco Mundial recomendó una reingeniería del sistema para un mejor control de la sedimentación y principalmente de los lodos y de algas, pues además de la proliferación de agua ha documentado la presencia de contaminantes como antibióticos. También recomendó mejor protección de los caminos del canal que distribuye agua desde la potabilizadora ya que existe un alto riesgo de accidentes en cruces carreteros.

El investigador Perló Cohen reafirmó la urgencia de mantenimiento en el almacén, conducción, plantas de bombeo, instalaciones eléctricas y plantas potabilizadoras de Cutzamala.

Roberto Ramírez de la Parra, director de Conagua, ha dicho que las obras servirán para dar mantenimiento a una planta que funciona las 24 horas del día desde 1982. Durante 72 horas será interrumpido el flujo de agua proveniente de la planta bombeo que sube el agua a la Ciudad de México para instalar grandes tuberías de 180 toneladas, para establecer una segunda línea y conectarlas a la planta de bombeo.

Los autores de este artículo son colaboradores de Dátil. Periodismo de Datos, una iniciativa de periodismo de datos para aportar a la conversación pública en México.