La coyuntura generada con la renuncia del ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Eduardo Medina Mora, puede utilizarse para generar una reflexión sobre el problema de la corrupción en el país, expuso Estefanía Medina Ruvalcaba, cofundadora de la organización de abogados especializados en asuntos penales Tojil.

En entrevista, dijo que es muy importante este momento para abordar ese tema, "porque venimos de un escenario en el que parecería que la Suprema Corte de Justicia de la Nación prácticamente vivía apartada de temas de corrupción, porque nunca se habían discutido temas de corrupción a su interior".

"Realmente nunca le han entrado a resolver un tema importante de corrupción que genere criterios de corrupción. Entonces creemos que hoy más que nunca esta coyuntura debe dar para que no solamente hablen las palabras, sino que hablen las acciones de los ministros que realmente le van a entrar a atender un tema que es del país", indicó Medina Ruvalcaba.

Desde su perspectiva, hay dos temas grandes que abordar. "Uno es cómo le vamos a hacer para contener y atender la corrupción que pueda haber en este poder, que tiene que ver con los mecanismos de control que debe haber y otro que se relaciona con el esquema de suspicacias que hemos tenido en los últimos días".

Puso como ejemplo que Tojil solicitó que la SCJN atraiga un caso relacionado con el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Concretamente, considera que hubo irregularidades de fiscales que participaron en el juicio en el que se pactó una sentencia de nueve años al exmandatario cuando los delitos por los que le acusa ameritan mayor castigo.

"Nosotros lo que advertimos es que detrás de ese pacto de la sentencia pudo haber habido un gran soborno por parte de ministerios públicos de la Fiscalía General de la República y solicitamos que se nos diera el carácter de víctimas durante la investigación", explicó.

 

La abogada recordó que ese tema se lo negó la fiscalía, lo confirmó un juez de control, pero el juez Sexto de Distrito les concedió un amparo en el que dice que Tojil debe ser considerada como víctima en este caso y ordenó que se dé participación de la investigación.

Sin embargo, esa decisión fue controvertida por la Fiscalía General y ahora solicitan que la Primera Sala de la SCJN atraiga el caso a revisión, para que pueda hacer un pronunciamiento que sería muy importante para que, de una vez por todas, se reconozca que, en los casos grandes de corrupción, las víctimas son la sociedad en general y pueden ser representadas por una organización civil como Tojil.

La litigante dijo que en el caso de la salida del ministro Medina Mora, la forma en que ocurrió es un asunto delicado, porque no quedaron claras las razones por las que abandonó el cargo.

Creo que hay un gravísimo tema de falta de certeza jurídica y de conocer si el tema está asociado o no a un asunto de corrupción. Además, dijo que resulta preocupante que este hilo de suspicacias generadas en torno a ese tema muestre a un Poder Judicial con mucha fragilidad en el más alto nivel.

Recalcó que la única forma en que vamos a poder tener certeza de que va a haber combate a la corrupción es empezando por atender el tema de la impunidad y eso sólo se va a dar siempre que tengamos investigaciones sólidas y transparentes.

[email protected]

 

kg