El juicio contra el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera que se lleva a cabo en la Corte Federal de Nueva York desde principios de noviembre de 2018, colocó a elementos de alto rango del Ejército mexicano en la atención internacional por presuntos vínculos con integrantes del Cartel de Sinaloa.

Jesús Viente Zambada Niebla, El Vicentillo, hijo de uno de los principales mandos del grupo delictivo, Ismael “El Mayo” Zambada, y quien es testigo de la fiscalía estadounidense, al rendir su declaración puso tres nombres en el estrado: Humberto Eduardo Antimo Miranda, Marco Antonio de León Adams y Roberto Francisco Miranda Moreno.

El señalamiento no es menor ya que los tres ocuparon posiciones de alto rango en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante las administraciones de Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón, y de acuerdo al testimonio del Vicentillo, fueron sobornados por lo narcotraficantes.

Humberto Eduardo Antimo Miranda fue oficial mayor del Ejército y jefe de seguridad del expresidente Vicente Fox Quezada; el coronel Marco Antonio de León Adams, fungió como oficial mayor de la Sedena en la gestión de Felipe Calderón, y Roberto Francisco Miranda Moreno, fue general de división y exjefe del Estado Mayor Presidencial.

El Vicentillo, detenido en México en marzo de 2009 y extraditado a Estados Unidos, once meses después, donde se declaró culpable de varios cargos por narcotráfico, narró al juez Brian Cogan, en la Corte de Brooklyn, distintos momentos que presuntamente involucran a los militares y su supuesta relación con el Cártel de Sinaloa.

Dijo que a principio de 2007 llevó al general Antimo Miranda a conocer a su padre, Ismael Zambada, con quien conversó por espacio de cinco horas, donde de acuerdo a su testimonio, ofreció que él y otros generales se pondrían al servicio del Cártel. En esa reunión según aseguró el Vicentillo, el capo le entregó al militar 50,000 dólares y prometió la misma cantidad mensual.

ACTUALIZACIÓN 28/01/2019 12:46pm: El general de división Antimo Miranda envió a El Economista una comunicación en la que asegura: "Desmiento categóricamente lo dicho sobre mi persona y me deslindo de cualquier relación con los implicados, con quienes nunca he entablado ningún tipo de comunicación ni los he conocido". Y agrega: "Nunca, directa o indirectamente, he recibido pago alguno de ninguna persona o entidad, distinto de aquel que legalmente me correspondía por el desempeño de mi trabajo". Más abajo, presentamos copia del comunicado de Antimo Miranda.

De Marco Antonio de León Adams, jefe de la guardia personal de Vicente Fox, Zambada Niebla aseguró que era amigo de su padre, con quien sostuvo distintas reuniones para darle información sobre operativos para ubicar a Guzmán Loera, luego de su fuga del penal de Puente Grande.

Contó que el coronel, apodado el chicle por una marca de goma de mascar del mismo nombre que su segundo apellido, dio información al Cártel de Sinaloa sobre una operación militar en Nayarit para ubicar al narcotraficante, lo que permitió evadirlo.

Sobre Roberto Francisco Miranda Moreno, general de división y es jefe del Estado Mayor Presidencial, Zambada Niebla aseguró haber sostenido con el militar en 1997 un encuentro en una oficina alterna en Los Pinos.

En esa ocasión, refirió el testigo, acudió por solicitud de su padre para reclamar el trato que padeció su madre, Rosario Niebla Cardozo, luego de unos cateos en empresas que mantenía en Culiacán, y que eran señaladas por las autoridades mexicanas por lavado de dinero del crimen organizado.

El Vicentillo expuso ante la Corte estadounidense que el Cártel de Sinaloa destinaba más de un millón de dólares mensuales al pago a militares, funcionarios públicos y policías.

Comunicado de Humberto Eduardo Antimo Miranda, enviado este lunes 28 de enero de 2019 a El Economista.