El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) tiene el gran reto de consolidarse y articular la política anticorrupción como el eje central de la política del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, aseveró el director general del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Sergio López Ayllón.

En entrevista el también miembro de la Comisión de Selección de los integrantes del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del SNA explicó que el mandatario electo ha dicho que el eje de su mandato va a ser la lucha contra la corrupción, o al menos uno de los ejes. Entonces el reto es que esa intención se traduzca en acciones muy concretas a través del SNA y así cumpla la función para la que fue diseñado.

Dijo que si se encuentra que es necesario hacer mejoras de diseño del sistema, que se planteen rápidamente y de esa misma manera se pueda construir una política anticorrupción eficaz.

El reto es engarzar, es sumar, es encontrar en el sistema, que no está integrado sólo por el Ejecutivo federal, los mecanismos que permitan que ese conjunto de esfuerzos se sume para dar el resultado que se espera.

Por ello, continuó, en estos momentos uno de los grandes retos es continuar el proceso de consulta y de elaboración de una política nacional anticorrupción en la que, de acuerdo con los tiempos que ha fijado el Comité Coordinador, ya puedan participar algunos integrantes del nuevo gobierno.

Comentó que los nombramientos que faltan en el sistema, tanto del fiscal anticorrupción como de los fiscales administrativos, dependerán de un factor exógeno que va en ruta y que es que el Congreso apruebe la ley orgánica de la fiscalía general de la República y que se proceda a la designación del fiscal anticorrupción.

Si las cosas ocurrieran en buen tiempo, para diciembre tendríamos ya la integración completa del Sistema Nacional Anticorrupción y ese órgano ya constituido completamente es el que tendrá que aprobar la política nacional anticorrupción.

Otro reto es completar el sistema a escala nacional

En el caso de la implementación de los sistemas anticorrupción en los estados de la República, destacó que no se puede hablar en general porque hay entidades en donde ha funcionado y otras en las que no.

“Yo creo que uno de los retos del sistema es completar la implementación adecuada en todas las entidades federativas. Ése es uno de los temas pendientes en los que habrá que insistir”.

Destacó que este tipo de asimetrías en la implementación ocurre casi siempre que se implementan políticas públicas de carácter nacional o de leyes generales.

Lo que hay que hacer es insistir en la importancia de que los sistemas locales anticorrupción se integren y que ojalá para principios del próximo año, ya en el contexto del nuevo gobierno federal y de los nuevos gobiernos estatales podamos tener ya todos los órganos legales integrados.

El próximo gobierno se manifiesta por complementar el SNA

Recordó que hace unos días Eréndira Sandoval, propuesta para ser la próxima secretaria de la Función Pública, destacó que el Sistema Nacional Anticorrupción va a mantenerse. La próxima secretaria de Estado habló de complementarlo con la materia electoral, de la importancia del servicio profesional de carrera y de la anticorrupción como un eje de gobierno, lo cual constituyó un discurso muy positivo que permite pensar que va a haber una convergencia de esfuerzos institucionales para producir una verdadera política anticorrupción.

[email protected]