El Partido del Trabajo tiene el reto de abrirse a la sociedad, permitir el cambio de élites en su dirigencia y permitir mecanismos democráticos a su interior, aseveró Jaime Cárdenas Gracia.

El investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM dijo que ese partido busca estar a la centro-izquierda del escenario político nacional y su principal problema ha sido que ha tenido pocos dirigentes.

En su opinión, el partido enfrenta dos retos: profundizar su cercanía con la sociedad y su democratización interna.

El también ex diputado federal petista, aunque para ello no se afilió al partido, dijo que es loable que el PT se asuma como una organización política nacional que defienda las ideas de izquierda.

Cárdenas Gracia opinó que la importancia de este partido es que incorpora a ciudadanos de sectores que no se sienten representados por los llamados grandes partidos.

Hay sectores de la sociedad que son minoritarios que buscan sus propios espacios de participación política, ya sea partidaria o social y ese partido les ha abierto la puerta.

El PT ha desempeñado una función respecto de sectores sociales muy pobres, marginados, sobre todo del norte de la República como Nuevo león, Durango y Zacatecas, donde los partidos mayoritarios habían sido siempre el PRI y el PAN y ellos los petistas ocupan un espacio de representación a un sector humilde que no tenía un vínculo con priistas ni con panistas, abundó.

El académico recordó que se trata de un partido que había tenido una discreta representación en el Congreso, incluso en el 2015 estuvo a punto de perder el registro porque no alcanzaba 3% de la votación, pero como se repitió una elección de diputado federal en Aguascalientes pudo mantenerse en el escenario nacional.

Para las elecciones 2018, sus dirigentes decidieron ir aliados con Morena y el PES para apuntalar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, lo cual les resultó un éxito.“Fue muy acertado para ellos, pues no sólo les consolidó su registro, sino que obtuvieron un número muy importante de senadores y diputados federales”.

Sin embargo, destacó que el hecho de que les haya funcionado la alianza no significa que en los próximos años mantendrán el vínculo con Morena.

Ellos son independientes; por eso digo que deben buscar más contacto con los ciudadanos y más democracia interna”, enfatizó.

Cárdenas Gracia insistió en que en el Congreso podrán coincidir con Morena en muchos temas y votarán junto con esa fuerza, pero habrá otros en donde votarán de manera diferente.

Necesita ampliar su presencia a otros estados

Por otra parte, dijo que ahora que contarán con bancadas en las cámaras de Diputados y Senadores mucho más grandes que las que han tenido hasta ahora, de entrada, eso les significará el acceso a muchos más fondos públicos, más tiempo en radio y televisión y eso les ayudará a fortalecerse como partido, concretamente a ampliar su estructura territorial.

En su opinión, ese partido político debe aprovechar esa circunstancia para ampliar su influencia hacia otros estados, principalmente para crear estructuras en entidades donde no tienen.

En ese sentido, explicó que deberán tener cuidado en diferenciarse políticamente de Morena, que es un partido que cubre más espectros sociales, lo cual implica exponerse como un partido orientado fundamentalmente a representar clases populares, con un discurso ideológico claramente de izquierda que, por ejemplo, es más radical en sus críticas a políticas públicas como las que impulsan las llamadas reformas estructurales aprobadas en los últimos meses.

Por eso, debe identificar claramente cuándo le conviene aparecer como aliado de Morena y cuándo no, ya que ese movimiento representa no sólo a las clases más necesitadas sino que también incluye grupos de clase media.