El PRI se ha convertido en un lastre legislativo , pues es el único partido que se opone a la apertura de un periodo extraordinario en el Congreso, para aprobar reformas como la que eleva a rango constitucional el respeto a los derechos humanos, la ley antimonopolios y antisecuestro, entre otras, acusó el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Gustavo Madero.

Por su parte, el presidente del Senado, Carlos Navarrete (PRD), y el senador Rogelio Rueda (PRI), recordaron que sólo puede abrirse un periodo extraordinario de sesiones, en la medida en que los legisladores cuenten con el dictamen aprobado, con el fin de que sea el pleno de las Cámaras del Congreso sesione sólo para aprobarlo. Un periodo extraordinario no se puede imponer unilateralmente , expresó Navarrete.

Gustavo Madero afirmó que el PRI -en alianza con el PVEM- se está convirtiendo en el partido más conservador de todos. No tiene nada de revolucionario más que su nombre, en la práctica se está convirtiendo en el gran partido conservador .

El panista recordó que las reformas que regulan la participación del Ejército en tareas de seguridad, la reforma que eleva a rango constitucional el respeto a los derechos humanos, la ley antisecuestro y las reformas a la ley de amparo, ya han sido aprobadas por el Senado y sólo esperan que los diputados hagan lo mismo para su entrada en vigor. Navarrete recordó que, pese a haber sido aprobadas por alguna de las dos cámaras, es necesario que los legisladores aprueben en comisiones el dictamen para que el pleno las turne al Ejecutivo.

jmonroy@eleconomista.com.mx