En medio del estancamiento del PRD para definir a sus candidatos a las jefaturas delegacionales y diputaciones locales, las corrientes internas advierten riesgos en caso de que prospere la designación para nombrar abanderados.

Según Nueva Izquierda, cuando el PRD ha privilegiado el acuerdo para designar candidatos delegacionales, los resultados han sido negativos.

La delegación Gustavo A. Madero es uno de los territorios en donde mayor conflicto tiene el sol azteca.

Según análisis de los Chuchos , en el 2000, cuando se optó por un candidato externo, aunque se ganó la titularidad, se perdieron cuatro diputaciones locales. En la elección siguiente (2003) se ganaron todas las diputaciones, igual que en el 2006.

Sin embargo, en el 2009 se privilegió el acuerdo y perdieron dos diputaciones correspondientes a esa delegación.

En el 2000, el PRD obtuvo 1 millón 433,633 votos en la elección de jefes delegacionales; en el 2003 (para el mismo cargo) consiguió 1 millón 373,742, es decir, 59,891 sufragios menos.

En los comicios del 2006 logró 2 millones 479,396 votos; para el 2009, según las estadísticas del Instituto Electoral del DF, disminuyó el voto en su favor.

El partido tiene expectativas de que las candidaturas a las 16 delegaciones y 40 diputaciones a la Asamblea Legislativa por el principio de Mayoría Relativa se concreten en la reanudación del Consejo Nacional, en receso debido a la falta de acuerdos. El límite para presentar a sus candidatos es el 18 de marzo.

[email protected]