En 1989, Ernesto Ruffo Appel ganó la gubernatura de Baja California, la primera para Acción Nacional en su historia, e inauguró un periodo de 30 años de gobiernos panistas, los cuales llegarán a su fin el próximo 1 de noviembre, cuando Jaime Bonilla (Morena-PT-PVEM) tome posesión como el décimo quinto mandatario de esa entidad.

A unos días de la elección en la que el panismo fue derrotado, el primer gobernador de oposición afirmó que el fracaso ya se venía venir pues desde hace ya varios años esa fuerza política dejó de estar al servicio de los ciudadanos y se puso al servicio de grupos controladores.

En entrevista planteó que desde hace años una “onda grupera” se fue apoderando del PAN, a la cual le importaban más “chambitas”, así como el control del partido, lo cual trastocó la naturaleza de esa fuerza política fundada en 1939.

“El PAN que se fue volteando de atender a los ciudadanos, a sólo ver nuestro propio ombligo, es una política que es la que nos llevó a este resultado. Poco a poquito fuimos entrando a lo que yo coloquialmente le denominé la onda grupera porque todo mundo hace grupos y a ver quién domina cuál, quién controla a la marca, a la institución, para luego de ahí designar las candidaturas. Entonces, en vez de ser un partido al servicio público, se volvió un partido al servicio de los grupos controladores”.

El panista mencionó que desde hace ya varios años, los ciudadanos ya no los estaban favoreciendo y parece que no lo quisieron ver. En ese sentido, indicó que sólo porque el PRI era cada vez menos competitivo es que Acción Nacional lograba retener la gubernatura de BC; sin embargo, con el surgimiento de Morena las cosas cambiaron.

“Llegaron los de Morena porque el Peje anduvo 18 años pedaleándole ahí enfrente de todo mundo y la corrupción se salió de control, la inseguridad también, entonces votamos en contra de todo eso; le cayó el balón al pecho enfrente de la portería y ahora estamos viendo que tampoco va a poder meter el balón”.

PAN debe convocar a nuevas elecciones internas

En opinión del también exsenador de la República, Acción Nacional atraviesa por una crisis, pero, aseguró, no es el único partido político en problemas, también lo están las otras fuerzas y muestra de ello es que un movimiento como Morena está arrasando.

Indicó que hay tres elementos que han propiciado derrotas para los que fueron considerados partidos grandes: rechazo a las grandes marcas, corrupción e inseguridad pública.

“Ese sentimiento de rechazo a los partidos políticos y el voto en contra de la corrupción y de la inseguridad que fue depositado en beneficio de López Obrador, que llama a su movimiento político Morena, que es un movimiento no tiene estructura de partido, es simplemente López Obrador parado o centrado como ombligo, alrededor de todo y él manda a todos y es como él diga o su dedito y eso no es institucional”.

Para Ruffo Appel, el primer paso para salir de la crisis es convocar a elecciones internas para renovar o ratificar a todo el Comité Ejecutivo Nacional, incluido a la presidencia que hoy está encabezada por Marko Cortés.

El también expresidente municipal de Ensenada, Baja California, sostuvo que más que nunca es necesario reintegrar al PAN desde la legitimidad, para lo cual es necesario realizar un proceso interno limpio, el cual no estará vetado para que participe Marko Cortés.

“Necesitamos que sea la ley, los estatutos internos del PAN, los que reinen la vida interna del PAN, no estos grupos, pactos, cofradías y más que sólo buscan controlar posiciones políticas y puestos en la nómina”.

¿Quién es Ernesto Ruffo Appel?

  • Nació en San Diego, California, el 25 de junio de 1952, hijo de padres y abuelos mexicanos.
  • Estudió primaria, secundaria y preparatoria en Ensenada.
  • Es licenciado en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Se ha desempeñado como:

  • Presidente municipal de Ensenada.
  • Gobernador de Baja California de 1989 a 1995, siendo el primer gobernador surgido del PAN.

[email protected]